Problemas del embarazo

Por qué aparece el estreñimiento en el embarazo: sus causas principales

El estreñimiento es un problema muy común a lo largo del embarazo, precisamente porque las hormonas propias de la gestación tienden habitualmente a causarlo. Pero no son los únicos factores que inciden en su aparición.

El estreñimiento es un síntoma verdaderamente común que experimentan muchas mujeres durante el embarazo. Lo cierto es que no existe un momento concreto que permita saber con certeza en qué mes la embarazada sufrirá problemas de estreñimiento: hay quienes lo sufren en una etapa temprana, y a quienes les afecta mucho más tarde.

Sea como fuere, la realidad es que se trata de un problema verdaderamente incómodo, lo que significa que la embarazada tiene tres o menos evacuaciones a lo largo de una semana, la evacuación puede ser dolorosa, y además las heces pueden ser secas y duras.

Es un problema común en el embarazo, especialmente si la embarazada ya sufría de estreñimiento con anterioridad, o si incluso tenía síndrome de intestino irritable, el cual suele alternar períodos de estreñimiento con períodos de diarrea.

¿Cuáles son las principales causas de estreñimiento en el embarazo?

Hormonas

Como ocurre con la acidez de estómago (una afección igualmente común durante la gestación, en la que los ácidos fuertes y corrosivos segregados por el estómago refluyen hacia el esófago), probablemente podríamos encontrar en las hormonas a las principales “culpables” de que la embarazada sufra de estreñimiento. O, más concretamente, a los diferentes cambios hormonales que se producen en la gestación.

Tanto la progesterona como otras hormonas del embarazo hacen que el tránsito intestinal se vuelva más lento, de manera que los intestinos reducen la velocidad del movimiento de las heces. Como consecuencia de este retraso, aumenta la cantidad de agua que el colon absorbe de las heces, volviéndolas aún más sólidas, y por tanto, más difíciles de pasar.

Pero como dicen, la Naturaleza es sabia. Y es que al menos existe un buen motivo para la ralentización del tránsito intestinal y la acumulación de alimentos en el tracto digestivo: el organismo puede disfrutar de un tiempo adicional para que los nutrientes se absorban en el torrente sanguíneo y lleguen al bebé.

En el caso de la acidez estomacal, por ejemplo, es debido a que los esfínteres del tubo digestivo se cierran mal, mientras que también influye la falta de espacio por el tamaño del útero.

Vitaminas prenatales

Las vitaminas prenatales, como es el caso del ácido fólico, el yodo o el hierro, son fundamentales durante la gestación, ya que durante esta importantísima etapa se suele producir un aumento en el requerimiento de estos nutrientes esenciales.

Por ejemplo, las vitaminas prenatales suelen estar repletas de hierro, un mineral imprescindible para garantizar el correcto aporte de oxígeno que el bebé necesita para crecer y desarrollarse sano. Y, a su vez, ayuda a prevenir la anemia, que puede causar serias complicaciones en la gestación.

Un aumento en el consumo de hierro, algo que ocurre habitualmente con la administración de los suplementos nutricionales de hierro, pueden causar estreñimiento ante la presencia de heces duras. También puede hacer que éstas se vuelvan negras (es decir, muchísimo más oscuras).

Por este motivo, se aconseja tomar mucha agua si también estás tomando suplemento de hierro por recomendación médica.

Presión del útero

Como indicábamos al comienzo de este apartado, no solo las hormonas influyen en la aparición tanto del estreñimiento como de otros problemas digestivos e intestinales en el cuerpo de la embarazada. También el útero tiene bastante que decir en este sentido.

Y es que no solo influye la falta de espacio por su aumento de tamaño (ante el crecimiento del bebé). Puede ocasionar a su vez presión sobre el intestino a medida que empieza a crecer, lo que dificulta el correcto movimiento de las heces a través de los intestinos.

Otras causas habituales

El estreñimiento también puede surgir en el embarazo por otras causas igual de comunes. Por ejemplo, los nervios, la ansiedad y la preocupación porque todo salga bien puede influir de forma decisiva.

Seguir una dieta baja en fibra puede tener bastante relación, al igual que la nula práctica de ejercicio físico (muchos estudios científicos han constatado los beneficios del ejercicio físico en caso de estreñimiento, al ser capaz de aumentar los movimientos peristálticos, facilitando el tránsito intestinal).

Algunos consejos sencillos si tienes estreñimiento en el embarazo

Especialmente los drásticos cambios hormonales que ocurren tanto durante como después del embarazo son los principales culpables de la aparición del estreñimiento, además de otros factores que también influyen, como hemos visto. Por suerte, existen algunos consejos que pueden serte de gran ayuda:

  • Comer fibra. La fibra hace que el proceso digestivo funcione de manera mucho más eficiente. Como ésta no es absorbida ni digerida por el cuerpo, se mueve a lo largo de todo el tracto digestivo, empujando todos los demás contenidos intestinales. Además, la fibra soluble es capaz de ayudar mucho más al absorber el agua y ablandar las heces. Existen fuentes naturales de fibra, como todas las frutas y verduras, los cereales y panes integrales, y legumbres.
  • Bebe agua. ¿Sabías que la deshidratación empeora los problemas de estreñimiento? Cuando tu organismo necesita agua, los intestinos se vuelven más lentos, y las heces más duras. Por tanto, trata de beber bastante agua al día y también otros líquidos.
  • Haz ejercicio físico regular. Caminar puede convertirse en un ejercicio ideal en el embarazo. Hacerlo de 20 a 30 minutos al día a ritmo moderado no solo te ayudará a quemar calorías, o aumentará tu fuerza y resistencia muscular. También estimulará el movimiento intestinal.

Solo como último recurso, existen medicamentos disponibles para ayudarte con los problemas de estreñimiento en el embarazo. Pero debes recordar que, durante la gestación, no todos los medicamentos son seguros o efectos. Es fundamental consultar siempre a tu médico.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

CONTINÚA LEYENDO