Preeclampsia

Preeclampsia: ¿qué es y por qué aparece?

La preeclampsia es una complicación que puede aparecer durante el embarazo y puede suponer un problema grave tanto para la embarazada como para el feto.

mujer embarazada
Foto Istock

La preeclampsia es un problema que pueden sufrir algunas mujeres embarazadas y que va más allá de padecer una tensión arterial alta o hipertensión. También se produce una pérdida de proteínas en la orina. De hecho, si solo hay hipertensión no suele hablarse de preeclampsia. Según la Asociación Americana de Embarazo, esta condición afecta a un 8,3% de las gestantes. Si tu médico te diagnostica preeclampsia, te realizará controles periódicos para controlarla y evitar complicaciones para ti y para tu bebé.

¿Por qué se produce la preeclampsia?

“Es una enfermedad multisistémica (afecta a varios órganos) caracterizada por la existencia de daño endotelial”, explica la doctora Rocío Álvarez, ginecóloga del centro médico Quirónsalud (Alicante). “El endotelio es un tejido que recubre los vasos sanguíneos y el daño en este afecta al hígado, a los riñones y al sistema de coagulación de la madre. Tiene origen multifactorial. Por un lado, se produce por una respuesta anormal ante la formación de la placenta, un tejido que el organismo detecta como extraño y se origina una respuesta inflamatoria e inmunológica. En el embarazo normal esta respuesta es de baja intensidad, pero en la preeclampsia el sistema inmunológico materno tiene una reacción exagerada contra la placenta. Como consecuencia de ello, se produce una alteración en la circulación de la sangre de la placenta que hace que el aporte de sangre al feto no sea el adecuado. Por otra parte, problemas como alteraciones de la coagulación, diabetes mellitus, hipertensión crónica, edad avanzada en la gestación etcétera, también pueden producir este daño”, cuenta la doctora Álvarez.

¿Es grave la preeclampsia?

Puede afectar al riñón, al hígado o al sistema nervioso central, produciendo signos de insuficiencia renal (proteínas en orina), inflamación hepática (elevación de transaminasas, que son unas enzimas del hígado) y provocar a su vez alteración en la formación de los factores de coagulación que se sintetizan en el hígado. Debido a la disfunción renal, se tiende a acumular muchos líquidos formando edemas (hinchazón), sobre todo en miembros inferiores (pierna, tobillo o pie) y manos. En los casos más graves este líquido acumulado puede estar en el cerebro, aumentando el riesgo de sufrir un edema cerebral.

¿Qué es el síndrome de Hellp?

Es una variante de la preeclampsia severa y se puede presentar antes o después del parto. La experta explica que “es una alteración de todo el organismo que no siempre se acompaña de hipertensión. Se caracteriza por producir hemólisis (destrucción de los glóbulos rojos), disminución del número de plaquetas, alteración de la coagulación, elevación de las transaminasas, y proteinuria (cantidad anormal de proteínas en la orina). Se considera una emergencia vital”. Y añade que “la eclampsia, por su parte, es el cuadro más grave dentro de los hipertensivos del embarazo. Se caracteriza por convulsiones o incluso coma en una paciente gestante con hipertensión”.

¿Se puede tratar la preeclampsia?

Sí. El tratamiento variará según la gravedad y la semana de embarazo. “En gestaciones a término (más de 37 semanas de gestación) hay que esperar al final. Si el equipo médico detecta signos de gravedad practicará una cesárea. En embarazos pretérmino y en ausencia de sintomatología de gravedad se prefiere actitud expectante y se recomienda reposo absoluto y tumbarse sobre el lado izquierdo, así el útero no presiona la vena cava y llega más sangre al bebé. Para el control de la tensión arterial se utilizarán antihipertensivos orales y, si es necesario, se realizará tratamiento hospitalario. Es de vital importancia realizar evaluaciones periódicas para asegurar el bienestar del feto mediante ecografía doppler y monitorización”, recuerda la especialista de Quirónsalud Alicante.

¿Influyen los hábitos de vida en el desarrollo de la preeclampsia?

Son factores importantes. Por ello, se recomienda llevar una vida saludable, evitando sobrepeso, el tabaco y optar por una dieta equilibrada, ya que todo esto puede ayudar a reducir el riesgo de padecerla. Por último, “es conveniente que aquellas mujeres con otras enfermedades –como diabetes, enfermedad renal o hipertensión arterial crónica– realicen una visita al obstetra para planificar el mejor momento para la futura gestación. El estrés no se considera un factor de riesgo aislado para el desarrollo de preeclampsia, no obstante sí puede contribuir a la aparición de hipertensión arterial”, concluye la ginecóloga.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}