Preguntas frecuentes en la planta de maternidad

Ya está aquí. Ya llegó el bebé. Es increíble, pero tras meses de embarazo, ecografías, controles, analíticas, visitas al ginecólogo, preparativos en casa, dilatación, empuja, ahora no empujes y puede que hasta una cicatriz en el abdomen por fin tienes a tu bebé en brazos. Y ahora ¿qué?

Es normal que, con la llegada del bebé, la mamá tenga mil dudas, y si sois primerizos, ya ni te cuento… Y seguro que habréis leído muchísimo, os habréis informado, seguís a matronas y pediatras en redes sociales y hasta os habéis comprado unos cuantos libros. La realidad es que a la hora de la verdad esto es como conducir, por muy bien que se te de el examen teórico, a la hora de coger el volante uno siente dudas, nervios y un nudo en el estómago.

Las dudas que tienen los padres primerizos suelen ser similares. Aunque cada bebé es un mundo, por supuesto, cuando los pediatras hacemos el pase de planta de la Maternidad para explorar a los recién nacidos las cuestiones que nos plantean los padres suelen versar sobre los mismos temas. Vamos a intentar darles respuesta a las más frecuentes.

¿Respira bien? Es que hace como un ruidito al respirar...

Preguntas frecuentes en la planta de maternidad
Foto: Istock

Si, respira bien. Es muy común que nos digáis que el bebé hace ruido al respirar por la nariz como “un cerdito”. Otras veces nos decís que “tiene mocos y ya se ha resfriado”. Os explico: los cornetes nasales que tenemos dentro de la nariz suelen ser grandes y estar algo inflamados tras el parto. Esto unido al pequeño tamaño de las narinas (los agujeros de la nariz) hace que al pasar el aire suene como si de una flauta se tratase.

Simplemente es el ruido del aire pasando por un sitio más estrecho, pero no quiere decir que esté enfermo. Las secreciones que pueden eliminar no son mocos, suelen ser restos de líquido amniótico y ten en cuenta que es muy difícil que un bebé se haya resfriado tan pronto ¡si no le ha dado tiempo! Te aseguro que ya habrá tiempo para catarros y resfriados cuando sea más mayor.

¿Y esa caca tan negra? Doctora, es que parece petróleo...

Esa deposición tan oscura y pegajosa que hacen los recién nacidos se llama meconio y es completamente normal. Los primeros días de vida eliminarán este meconio que, efectivamente parece petróleo, y se queda pegada a la piel de genitales y nalgas; a veces es difícil de eliminar cuando cambiamos el pañal. No debéis preocuparos, conforme pasen los días el color de las heces se irá aclarando hasta tomar la coloración amarillenta habitual.

¿Y qué le pasa en la piel? Se está despellejando...

Otro clásico. La piel del recién nacido tiende a descamarse y resecarse a las horas del nacimiento. Por ese motivo empiezan a aparecer “pellejitos” sobre todo en tobillos, muñecas…Esto es completamente normal. Ten en cuenta que el bebé ha estado flotando rodeado de líquido amniótico y ahora sale a un medio aéreo, con lo que su piel se seca rápidamente. Puedes aplicar cremas hidratantes específicas para bebés, de farmacia, sin alcohol ni perfumes o aceite de almendras.

¿Y qué le pasa en el pecho? Tiene las mamas inflamadas

Cambios normales del recién nacido
Foto: Istock

Esta pregunta es frecuente porque a los padres os preocupa mucho que un bebé, independientemente de si es niño o niña, tiene las mamas o “tetillas” inflamadas. Esto ocurre por el paso de hormonas de la madre al bebé por la placenta durante el embarazo que estimulan tanto el tejido mamario como la zona genital de las niñas. Por eso tampoco es raro en el caso de éstas últimas, que la vulva esté inflamada o incluso se elimine flujo vaginal.

La manifestación más acusada de este fenómeno hormonal sucede cuando hay secreción de leche por las mamas (la llamada “leche de brujas”) o sangrado leve vaginal en las niñas, como una pequeña menstruación.

Doctora, mi bebé tiene una parte blanda en la cabeza

Es la llamada fontanela. Al nacimiento, los huesos de cráneo aún no están fusionados unos con otros, de modo que dejan espacios entre ellos conocidos como fontanelas. Existen dos, la fontanela anterior, que es la de mayor tamaño, y la fontanela posterior, más pequeña y veces difícil de palpar.

Cuando hablamos de fontanela en general nos referimos a la anterior o mayor. El hecho de que los huesos del cráneo no estén totalmente fusionados permite que se puedan deslizar para facilitar la salida de la cabeza del niño el parto. No debéis preocuparos, todos los recién nacidos tienen la fontanela abierta en mayor o menor medida y será vuestro pediatra quien irá revisando su forma y tensión así como su cierre a determinada edad.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo