Los pies de la embarazada

¿Pueden crecer los pies en el embarazo?

Si estás embarazada o lo has estado, quizá te has planteado que tus pies han crecido. Y es que, no te caben tus zapatos de siempre y necesitas una talla de más. Es probable que después del parto te siga pasando lo mismo… ¿Quieres saber a qué se debe esto?

pies
Fuente: iStock

Puede ser que te lo hayas preguntado, y si bien al principio lo achacabas a la hinchazón del embarazo, lo que no entiendes es por qué después de dar a luz sigues calzando una talla más de zapatos. Pues bien, la razón es que los pies de la mujer pueden crecer durante su gestación. Veamos el motivo que lo explica.

Aunque no se da en todas las embarazadas, la realidad es que en la gran mayoría sí. De hecho, pese a que puede parecer la típica leyenda urbana, existen algunos estudios científicos que así lo confirman y que aseguran que los pies de las mujeres crecen durante el embarazo, siendo más evidente sobre todo tras el primero.

De media, pueden aumentar su tamaño entre 2 y 10 milímetros, lo que corresponde a entre medio y un número más de talla de calzado. Mientras que para unas sí es algo notable, para otras no lo es tanto y no se dan apenas cuenta.  No obstante, tanto si es tu caso, como si no, tal vez te preguntas por qué ocurre esto. Y como en tantas otras cuestiones, el motivo principal es por la acción de las hormonas.

La relaxina es una hormona que siempre segregamos, pero que a lo largo de la gestación es cuando alcanza sus niveles más elevados. Tiene varias funciones, como producir que el útero esté más relajado y que las articulaciones y los ligamentos sean más elásticos. De esta forma se ensancha el canal de parto, y como imaginamos, la labor de parto se facilita enormemente. Pero… ¿Qué tiene esto que ver con los pies?

¿Por qué influye en el tamaño de los pies?

Porque al haber mayor elasticidad, los arcos de los pies también se ven afectados y por ello tienen la tendencia de ir aplanándose. Esto acaba derivando es que son más grandes, es decir, más largos y más planos.

La consecuencia de esto, como vemos, es que no solo afecta a la longitud sino también a la planta. Para evitar molestias, lo más recomendable es que las embarazadas usen un calzado amplio, y con un tacón bajo y ancho, evitando siempre los zapatos demasiado planos.

¿Vuelven a tener su talla de siempre?

Esto depende de cada mujer, puede ser que unas recuperen su talla de siempre, pero otras mantengan su nuevo tamaño. Y esto es porque además de que esta modificación tenga que ver con las hormonas, otro motivo que afecta es el peso.

Lógicamente, de manera natural, la mujer aumenta de peso, y son las extremidades inferiores los que tienen que soportarlo. Si pensamos en que los arcos del pie se expanden debido a las hormonas y le sumamos la presión al aguantar kilos de más, es probable que los pies crezcan.

Asimismo, en los últimos meses del embarazo, las mujeres tienden a retener líquidos y, por ende, los pies se hinchan y se vuelven más anchos. Lo que significa que aquellas embarazadas que sean más propensas a la retención de líquidos y al aumento de peso, tienen más posibilidades de que sus pies aumenten de tamaño y que este cambio sea de forma permanente.

También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo