Vacunas COVID-19

Qué deben saber las embarazadas sobre las dosis de refuerzo contra la COVID-19

Ahora que los ginecólogos recomiendan la administración de la dosis de refuerzo contra la COVID-19 en embarazadas, ¿qué debes saber sobre ello?

Algunos estudios han mostrado que, durante el embarazo, la COVID-19 puede cursar de una forma mucho más grave, aumentando el riesgo de hospitalización, ingreso en una unidad de cuidados intensivos, complicaciones y, en casos graves, la muerte.

De hecho, también se sabe que las embarazadas con comorbilidades (como sobrepeso, hipertensión arterial o diabetes) también parecen tener un riesgo mucho mayor de desarrollar una forma grave de COVID-19, especialmente durante el tercer trimestre de embarazo.

Desde hace ya bastantes meses, las embarazadas entraron, en nuestro país, a formar parte del grupo elegible para la vacunación, llegando incluso a ser considerado como un grupo de riesgo por las diferentes complicaciones que la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 podría llegar a ocasionar en ellas.

Mientras que, en otros países, como por ejemplo es el caso de Estados Unidos, las autoridades sanitarias también inciden en la importancia de que las embarazadas se vacunen contra la COVID-19. 

Concretamente, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ha recomendado recientemente una “acción urgente” para aumentar la vacunación contra esta enfermedad durante el embarazo, especialmente después de que se supiera que, con datos recopilados en otoño de 2021, solo el 31 por ciento de las embarazadas estaban vacunadas en el país. 

Y, según estos mismos datos de Estados Unidos, entre el mes de enero de 2020 y diciembre de 2021, un total de 25.747 embarazadas fueron hospitalizadas con COVID-19, de las que 253 fallecieron a causa de la enfermedad.

La importancia de las dosis de refuerzo de las vacunas COVID-19 durante el embarazo

A medida que las diferentes variantes de COVID-19 tienden a propagarse por todo el mundo, los CDC recomiendan vacunas de refuerzo para todas las personas mayores de 16 años, incluidas las embarazadas.

En nuestro país, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), junto a ocho sociedades científicas, publicó una actualización de un documento con recomendaciones sobre la vacunación en embarazadas frente a la COVID-19, y recomiendan la dosis de refuerzo, ya que, como te comentamos en su momento, “no existe ningún dato que sugiera que el riesgo de la tercera dosis sea distinto que el de las anteriores, ni para la madre ni para el feto”.

Eso sí, es necesario esperar al menos seis meses desde la pauta de vacunación completa con una vacuna de ARNm (lo que incluye tanto Pfizer/BioNTech como Moderna), o de los tres meses en el caso de la vacuna con Janssen.

En el caso de que la vacuna administrada con anterioridad fuera esta última, o AstraZeneca, los expertos recomiendan la administración de la vacuna ARNm para la dosis de refuerzo. 

Dosis de refuerzo COVID-19 en embarazadas
Foto: Istock

Como señalan los especialistas, vacunarse completamente contra la COVID-19 es especialmente importante durante la gestación, ya que, como muestran las estadísticas, las embarazadas tienen más probabilidades de tener síntomas graves de la enfermedad que aquellas que no lo están.

Dicho de otra forma, estar embarazada cuando se contrae la COVID-19 aumenta el riesgo de hospitalización, cuidados intensivos, necesidad de un ventilador o equipo especial para respirar, o que la gravedad de la enfermedad acabe resultando en muerte. 

Pero los efectos no quedan aquí. Las mujeres que tienen COVID-19 durante el embarazo también pueden tener un mayor riesgo de parto prematuro y muerte fetal, y un riesgo igualmente mayor de que se presenten otras complicaciones.

Si tenemos en cuenta la existencia en estos momentos de variantes altamente contagiosas, como es el caso de la propagación de Delta y Ómicron, los expertos consideran que es importante recibir una dosis de refuerzo para aumentar la protección tanto durante el embarazo como justo después, ya que el riesgo de complicaciones de COVID-19 también se mantiene durante al menos 42 días después del final de la gestación.

¿La dosis de refuerzo podría dañar al bebé?

Aunque es normal tener dudas, se ha demostrado que las vacunas COVID-19 (incluyendo las dosis de refuerzo) son seguras para los bebés en todos los trimestres del embarazo. De hecho, ya se ha verificado que no hay un aumento en el riesgo de aborto espontáneo en los grupos estudiados que recibieron la vacuna, ni hay un aumento en las anomalías congénitas. 

Al contrario, tomar la decisión de evitar la exposición a la vacuna pone a la embarazada en mayor riesgo de COVID-19, con los riesgos que se sabe puede conllevar. Y este riesgo no es solo para la futura mamá, sino también para el niño. Por lo tanto, como afirman los expertos, la decisión de vacunarse es tanto para la salud de la mamá como para la salud de su hijo.

No solo eso. Se ha encontrado que las vacunas y las dosis de refuerzo de COVID-19 durante la gestación pueden incluso proteger al bebé después de que nazca, al proporcionarle anticuerpos protectores que pueden ayudarle a protegerse de posibles infecciones durante el período neonatal.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo