Punto de inflexión

¿Qué ocurre durante el cuarto mes de embarazo?

Es un punto de inflexión en el proceso porque llega una fase preciosa, donde el malestar en la mamá casi siempre ha desaparecido y también la angustia típica, inevitable, del primer trimestre por la preocupación de que el desarrollo de la criatura sea la adecuada.

Las ganas por saber todo lo que pasa durante el embarazo de las futuras mamás ha hecho que hasta se hayan inventado aplicaciones en las que se compara el tamaño primero del embrión y luego del feto con distintos artículos cotidianos. Los textos divulgativos sobre cómo es el proceso de principio a fin proliferan -nosotras mismas los hemos escrito, por supuesto- , también los que explican al detalle qué ocurre en cada trimestre, pero quizá no tanto los que tratan en exclusiva períodos más cortos del mismo, sobre todo los meses centrales. Y no será porque no se producen cambios, por ejemplo, en el cuarto mes de gestación

Este mes, cuyo arranque coincide más o menos con la semana catorce de gestación, representa la estabilidad dentro del embarazo. Es el comienzo del segundo trimestre. Por lo tanto, ya se habrá producido justo antes la primera ecografía de control, un momento inolvidable y que aporta mucha calma a los padres cuando las cosas marchan como deben en este momento de la gestación. La fase más convulsa en el desarrollo del embrión ha pasado, que ya es feto desde la semana nueve más o menos, y también es el punto de inflexión en el que se empiezan a producir los cambios físicos más evidentes en la mujer. A cambio, suelen desaparecer los síntomas más desagradables en ella, como los vómitos, las náuseas y el malestar general. Eso es sinónimo de la estabilidad a la que hacíamos referencia. 

Podríamos decir, en líneas generales, que comienza una fase de disfrute, en la que la mujer se ha quitado un peso grande de encima en forma de preocupaciones por un lado -disminuyen muchísimo las posibilidades de aborto espontáneo a partir del cuarto mes- y de malos síntomas físicos por otro. Además, la tripa todavía no ha tomado el tamaño en el que empiece a ser incómoda, afectando al descanso y a la movilidad cotidiana.  

Así está el bebé

En lo que respecta al bebé, como ya habréis comprobado en la mencionada ecografía y como probablemente tengáis en el fotograma que cuelga en la nevera de casa, tiene el aspecto de un recién nacido en miniatura. Parece mentira que pese solo entre 100 y 200 gramos y que mida entre 10 y 15 centímetros, peso y altura que empezarán a crecer muy rápido ya en este cuarto mes de embarazo y hasta el final del mismo. Pese a su diminuto tamaño, el ginecólogo podrá distinguir sus órganos sexuales con relativa facilidad si la posición del feto lo permite, de ahí que en la segunda ecografía ya se confirme en la mayoría de casos el sexo de la criatura si no se pudo hacer en la primera. 

Eso, en el aspecto físico, pero los avances también son notables en los desarrolles menos tangibles desde el exterior. Por ejemplo, sus sentidos estarán en pleno desarrollo durante el cuarto mes de embarazo. La luz y los sonidos del exterior, si son muy fuertes, pueden ser captados por el pequeño desde el interior del útero y en cualquier momento puede reaccionar a ellos. Estas reacciones, en meses posteriores, cuando haya crecido con respecto al tamaño del cuarto mes, se pueden traducir en las famosas pataditas y manotazos, por ejemplo. La voz de la mamá es el sonido que reconocerá primero, de forma que esta ya puede comunicarse con él y estimularle con tranquilidad a través tanto de sus palabras como de la música.

Empieza a crecer la tripa

Será difícil que la mamá le note con nitidez a lo largo del cuarto mes, pero en todo caso este momento será inminente y tendrá lugar con toda probabilidad a lo largo del segundo trimestre. Lo que en cambio si será muy fácil que suceda, lo raro sería lo contrario, es que la ropa que esta ha usado hasta la fecha, la de siempre, le siga valiendo, y es que la tripita poco a poco irá haciendo acto de presencia a lo largo del cuarto mes, por lo que tener lista algún recurso textil premamá es una buena idea llegado este momento tan bonito del embarazo.

Continúa leyendo