Síntoma común

Por qué notas sabor metálico en la boca durante el embarazo

Este es uno de los síntomas habituales en la primera parte del embarazo, si bien hay mujeres que lo padecen a lo largo de toda la gestación.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

El sabor metálico en su boca, como el que prueba una bebida de cola caducada directamente de la lata pero todavía más intenso, es más habitual de lo que parece. Sucede por distintas causas, y una de ellas es el embarazo. Te contamos por qué, si bien antes te tranquilizamos: si va asociado al embarazo, es desagradable pero no grave. 

No es la estación la que motiva ese desajuste del gusto, lógicamente. Pobre feto, ya tiene suficiente con formarse y desarrollarse. No le culpemos de lo que no es su culpa. Esto del sabor metálico, como tantos otros cambios fisiológicos que se desencadenan con el embarazo, se debe sobre todo a los cambios hormonales propios de esta etapa. 

¿Qué es la disgeusia en la gestación?

La disgeusia en la gestación, que es como se llama clínicamente al sabor metálico prolongado en mujeres embarazadas,  aparece generalmente en las primeras semanas y suele extenderse hasta el final del primer trimestre, entre las 12 y 14 semanas. Esto no implica que no existan casos de mujeres embarazadas que tienen el gusto metálico durante más tiempo, incluso durante toda la gestación. 

El cambio hormonal brusco que provoca la disgeusia tiene que ver con el estrógeno, cuyos valores aumentan drásticamente con el embarazo. Según cuentan los especialistas, el estrógeno tiene un efecto directo sobre sentidos como el gusto y el olfato. En lo que respecta al gusto, el estrógeno afecta a las papilas gustativas, que aumentan su sensibilidad, de ahí que se produzca este sabor metálico. Es una razón similar a la que provoca la hipersensibilidad del olfato también en muchas mujeres embarazadas. 

En ambos casos, el cambio del gusto y del olfato, no hay consecuencias en el feto y tampoco suponen un riesgo para la salud de la mujer estante, pero si es muy incomodo y desagradable, de ahí que la siguiente pregunta sea: ¿cómo se puede quitar o limitar?

Explica el equipo de la clínica dental Vinateros que “En muchas ocasiones suele ser suficiente mantener una rutina de cuidado bucal rigurosa para eliminar esta sensación”. Para ello, no hay que hacer nada demasiado fuera de lo normal: cepillado de dientes y lengua después de cada comida, utilizar enjuague bucal de vez en cuando y mantener las encías saludables y limpios los espacios entre dientes. El hilo dental o los cepillos interdentales serán tu mejor aliado para conseguirlo.

El hábito de una correcta higiene bucodental se puede completar con otros consejos que aporta el equipo de clínica dental Vinateros.

Mantenerse hidratado

“Beber una cantidad adecuada de agua mantendrá los niveles de producción de saliva óptimos evitando la sequedad”, explican desde la clínica dental. La sequedad, al parecer, facilita que el sabor metálico sea más intenso.

Comer frutas cítricas

Se recomienda su consumo porque “promueve la salivación”, indican. 

Eliminar hábitos dañinos para la salud bucal

El tabaco y el alcohol ya sabemos que son enemigos públicos de un embarazo saludable, pero si pese a las advertencias médicas no los has dejado ya, evitar la disgeusia es un argumento más de peso para ello.

Descartar otras patologías que puedan causar disgeusia

Por si acaso, aunque si está asociada al embarazo es muy raro que el problema de origen sea una enfermedad, se puede descartar que exista alguna patología compatible con la disgeusia. Una visita a tu dentista de confianza no está de más.

Continúa leyendo