¿En qué se diferencian?

Sangrado de implantación y regla: principales diferencias

¿No sabías que estabas embarazada porque habías sangrado un poco? Si es así, la realidad es que este manchado no tiene que ver con la regla y es un proceso natural que da por iniciado el embarazo. Conoce aquí las diferencias entre ambos.

mujer
Fuente: iStock

Es probable que hayas oído que alguna mujer ha sangrado aun sabiendo que estaba embarazada o quizá a otras decir que no han sabido de su estado hasta bien entrado el primer trimestre porque pensaban que no habían dejado de tener la menstruación. La realidad es que no se trata de la regla, sino del sangrado de implantación. ¿Quieres saber cómo puedes diferenciarlos?

 

¿Qué es y por qué se produce?

Si has confirmado que estás embarazada y has tenido una ligera pérdida justamente cuando deberías tener la siguiente menstruación, es posible que se trate del sangrado de implantación o “falsa regla”. A priori no deberías preocuparte, es un proceso natural y no supone un riesgo ni para ti, ni para tu bebé.

Pero… ¿Por qué ocurre? Para entenderlo debemos pensar en cómo es el ciclo menstrual de una mujer. En la segunda parte del mismo, una parte del útero (llamada endometrio) se prepara para una posible gestación.

Esto provoca que la cara interior de las paredes del útero empiece a estar muy irrigada y haya abundantes vasos sanguíneos. Estos sirven para suministrar al embrión los nutrientes que necesita.

Cuando el espermatozoide fecunda al óvulo, esto sucede en las trompas de Falopio, para que después, ese óvulo fecundado se traslade hacia el interior del útero. Una vez está allí, tiene que aproximarse a una de las paredes y anidar. Es decir “hacerse un hueco” en ese tejido.

Lo que sucede es que en ese proceso pueden romperse algunos de los vasos sanguíneos produciendo así un pequeño hematoma. Al expulsarse al exterior, esto es lo que conocemos como sangrado de implantación, producido como consecuencia de esa anidación del óvulo en el endometrio.

Es por ello que se trata de algo totalmente natural, puesto que el embrión necesita conectarse para así recibir los nutrientes necesarios para su desarrollo en los primeros momentos de la gestación. Será después, una vez se forme la placenta, la que se encargue de ese aporte.

Principales diferencias con la regla

Aunque algunas mujeres pueden confundir este sangrado con la menstruación, lo cierto es que tienen sus diferencias. Aquí las principales:

  • El sangrado de implantación es un manchado escaso que dura menos que una menstruación media. Mientras en algunos casos puede aparecer entre 1 y 2 días, en otras mujeres es puntual y solo sangran por unas horas sin ninguna repetición. No es habitual que dure más de 5.
  • La cantidad, como decimos, es escasa y una de sus características es que no tiene coágulos.
  • El aspecto también es diferente al de la regla porque suele ser rosado suave o de un tono oscuro o marrón (como el del final de la menstruación).
  • En cuanto a dolor, este sangrado no es doloroso. Aunque sí que es posible que se den algunas molestias o calambres leves debajo del vientre, pero nunca de manera intensa o prolongada en el tiempo.
  • No supone un riesgo, ni se trata de ninguna complicación, este sagrado no tiene nada que ver con un aborto. De hecho, unos días después de tenerlo, comienzan a aparecer los síntomas propios de la gestación.
  • En el caso de tener un sangrado abundante, de color rojo intenso, con coágulos y un dolor agudo, es probable que se trate de algo diferente. Lo mejor sería consultar con un especialista.
También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo