El cambio emocional en la gestación

Si estás embarazada es posible que hayas sentido estas emociones

Pasar de la alegría al llanto repentino es común durante el embarazo. Mira algunos consejos para sobrellevar mejor tus emociones en la gestación.

¿Alguna vez has pasado de la euforia a la mayor tristeza en cuestión de minutos? Es muy habitual que las mujeres embarazadas presenten cierta labilidad emocional durante su gestación. Conoce algunas emociones comunes que suelen aparecer en el embarazo y algunos consejos para aprender a afrontarlas.

¿Por qué se producen los cambios emocionales?

El embarazo es una etapa de cambios físicos que son necesarios para el desarrollo del futuro bebé en el interior del cuerpo de la mujer. Sin embargo, estas no son las únicas transformaciones que se producen, también hay cambios en las emociones que se pueden sentir durante este periodo. Emociones que a veces son muy cambiantes y difíciles de gestionar.

Pero, ¿por qué se producen? Por una parte, debemos tener en cuenta la base biológica, es necesario que se produzcan cambios hormonales para que el bebé se desarrolle, por eso, cuando se disparan tus niveles de estrógenos y progesterona afectan a la parte emocional del cerebro desencadenando emociones difíciles de manejar.

Por otra parte, los cambios de tu cuerpo y los que implicará el nacimiento de tu bebé, repercutirán en ti, en tu pareja, en tu trabajo y en tu tiempo libre, por eso es normal que aparezca incertidumbre y algo de labilidad emocional.

 

Las emociones más difíciles de manejar y comunes en la gestación

  • Miedo e inquietud. Es lo más común, sentir miedo por el embarazo en sí, por el desarrollo del bebé, por los cambios en tu cuerpo, el parto, los cambios en la vida, afrontar la maternidad… Además, es una etapa de dudas y puede que sientas inquietud.
  • Introversión. Puede ser que tengas la necesidad de estar sola, sobre todo, en los primeros meses; y que aparezca algo de introversión para centrarte en ti, en todo lo nuevo que estás sintiendo y en lo que está por llegar.
  • Tristeza. Es muy habitual que puedas experimentar una tristeza repentina y que en algunas ocasiones acabes llorando sin saber muy bien por qué. Permítetelos cuando los veas necesarios.
  • Irritabilidad. Aunque es normal que aparezca en cualquier momento del embarazo, puedes sentirte especialmente irritable cuando se acerca el final de la gestación y el descanso por las noches es más complicado.
  • Asco. Puede también que sientas asco o rechazo durante tu gestación, lo más común es el rechazo a alimentos y a algunos olores.
  • Ambivalencia. Es normal que puedas sentir emociones contradictorias a la vez. Y mientras tu mayor alegría es tu futuro hijo, puede que sientas mil inquietudes y miedos al respecto.

Consejos para aprender a gestionarlas

Ya has visto que sentir ciertas emociones es completamente normal, por eso, toma nota de algunas recomendaciones para manejarlas de la mejor manera:

  • Antes de nada, sé comprensiva contigo misma y entiende que es natural. Sentir diferentes emociones es completamente natural, por lo que no te sientas mal. Prueba a hablar con otras mujeres embarazadas o con algunas madres para sentirte identificada con sus experiencias.
  • Permítete sentir lo que sientes. No te juzgues a ti misma por sentir lo que estás sintiendo, escúchate y exprésate. Reprimir tus sentimientos es algo muy perjudicial.
  • Apóyate en los demás, no te inhibas. Si te sientes abrumada, no dudes en recurrir a tu entorno. Sentirse escuchada y comprendida te ayudará enormemente a lidiar con tus emociones.
  • Comunícate con tu pareja. Ayuda a tu pareja a entender por qué te sientes como te sientes. Es fundamental que haya una buena comunicación entre vosotros y, sobre todo, que haya comprensión. Por eso, ayuda a que la otra persona entienda por qué reaccionas de una determinada manera.
  • Busca ayuda profesional. Si la situación es más preocupante de lo normal, no olvides que puedes pedir ayuda a especialistas para que te ayuden con tu situación.

Continúa leyendo