Síntomas poco frecuentes de embarazo

Síntomas poco frecuentes de embarazo y que, sin embargo, puedes sufrir

Las náuseas, el cansancio, los antojos… son muchos los síntomas que alertan de que podemos estar embarazadas, pero existen otros que alertan de lo mismo y de los que, sin embargo, se habla poco porque no son tan frecuentes. Te contamos cuáles son.

embarazo
Fuente: iStock

Una de las cosas más angustiosas por las que debe de toda mujer que pretende convertirse en madre es la de la espera cada 30 días para ver si, ese mes, por fin ha habido suerte y se ha quedado embarazada. Existen muchas cosas que puedes hacer para aumentar las probabilidades de conseguirlo cuanto antes pero, sin embargo, un embarazo llegará cuando tenga que llegar.

Aunque la única forma de asegurarse de que se ha conseguido el embarazo es realizarse un test casero y unos de los síntomas principales sea la ausencia de la menstruación, existen otros muchos síntomas que pueden alertar de que la mujer ha conseguido el estado de gestación. Algunos son muy frecuentes y se dan en casi todas las embarazadas. Hablamos de los vómitos, las náuseas matutinas, el cansancio extremo, las constantes ganas de ir a orinar, la hinchazón y sensibilidad en los senos o la aversión hacia algunos alimentos.

Pero, aparte de los que todos conocemos, existen otros síntomas que también pueden vivir algunas embarazadas a lo largo de los nueve meses y que, sin embargo, no son tan conocidos. Hasta hoy, que te vamos a desgranar algunos de los más curiosos y menos frecuentes.

¿Tengo una talla más de pie?

Efectivamente, puede suceder que los pies cambien de tamaño a lo largo de la gestación. Este hecho tiene que ver con la retención de líquidos, que provoca hinchazón y por la actuación de la hormona relaxina (que se libera en el embarazo y que afecta a los ligamentos), que hará que el pie se haga más ancho y se aplane (algo que también puede provocar el aumento de peso típico de este periodo). Esto puede provocar que, efectivamente, necesites un número más de zapatos hasta que des a luz a tu bebé.

Se me olvidan las cosas

No, el embarazo no te está volviendo loca. Estás sufriendo lo que se conoce como ‘Baby-Brain’ o ‘Amnesia del embarazo’ y está provocada, tal y como te contábamos en este artículo, por los cambios hormonales, así como el cansancio extremo al que están sometidas las embarazadas.

Se trata de algo pasajero y que no tienen ningún tipo de importancia, ni te impedirá hacer vida normal. Como  tarde, desaparecerá dos o tres meses después de dar a luz.

Hemorragias nasales

El embarazo produce un aumento del volumen de sangre que circula por el cuerpo y los vasos sanguíneos nasales son muy frágiles, así que se da la ocasión perfecta para que se produzca este sangrado nasal.

¡Me sangran las encías!

El mismo motivo por el que puede sangrar la nariz, es por el que pueden sangrar las encías.

¿Por qué sudo tanto?

Independientemente de la estación del año en la que te encuentres, es normal tener sudoración excesiva si estás embarazada. Y es que, sobre todo en el tercer trimestre, la temperatura de la mujer aumenta y se incrementa, como hemos comentado, el nivel de sangre en el cuerpo hasta en un 40%. Esto, unido a la retención de líquido, provoca que el sudor sea más abundante e, incluso, el olor corporal sea más fuerte.

De repente, veo peor

En este artículo un experto oftalmólogo se encargaba de desmentir que exista relación entre el aumento de las dioptrías y el embarazo. Lo que sí puede pasar es que la mujer vea peor debido a los cambios hormonales típicos del periodo de gestación. Los efectos desaparecen después de dar a luz.

Comidas sabor metálico

Aunque se hable poco de ella, este fenómeno conocido como ‘disgeusia’ es una de las primeras señales de embarazo. Sentirás una especie de sabor metálico desagradable en la boca. Es una sensación parecida a tener algo de metal.

Suele darse en el primer trimestre y desaparecer en el segundo.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo