Picores o prurito

Picores o prurito

Durante la gestación, la mujer suele tener picores en la piel, en especial en las mamas, los muslos y el abdomen.

Causas
El factor principal es una pequeña alteración del hígado debida a la acción de los estrógenos. En las mamas y el abdomen también influye la distensión de la piel.

Síntomas
El prurito es una sensación, por lo tanto, su percepción es subjetiva. Así, mientras unas mujeres tan solo sienten una ligera desazón en la piel durante su embarazo, otras padecen un picor intenso y casi insoportable.

Tratamiento
El picor desaparece de modo espontáneo después del parto. Durante la gestación hay que mantener la piel bien hidratada porque la sequedad aumenta el prurito. Conviene aplicar una loción, un aceite o una crema hidratante cada día después de la ducha (las de avena son muy eficaces). Bañarse en agua tibia con un jabón de avena también refresca y alivia durante un buen rato. Después del secado no hay que olvidar volver a aplicar una crema o leche hidratante.

Es primordial vestir ropa holgada y confeccionada con tejidos naturales, que permitan la transpiración de la piel. La exposición prolongada al sol empeora el picor. Hay que evitar rascarse, porque se pueden producir heridas, sobre todo si la piel está muy seca. Tampoco se debe recurrir a antihistamínicos ni otro tipo de productos farmacológicos que no hayan sido recomendados por el obstetra. Si con estas medidas no conseguimos aliviar el picor o si es insoportable, lo indicado es consultar con el dermatólogo.

Este especialista comprobará que no existe otro problema y pondrá el tratamiento preciso.

Etiquetas: alimentación en el embarazo, ecografía, embarazada, embarazo, futura mamá

Continúa leyendo...

COMENTARIOS