Vídeo de la semana

Antibióticos

Relacionan la toma de antibióticos en el embarazo con el asma infantil

La resistencia a los antibióticos no es el único inconveniente del uso abusivo de estos fármacos, cada vez hay más estudios que analizan el impacto que este consumo puede tener en desarrollo del futuro bebé.

mujer embarazada
Fuente: Yanalya para Freepik

Los antibióticos son un tipo de medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones de origen bacteriano. La principal desventaja que tienen es la resistencia a los antibióticos, un problema que, según la Organización Mundial de la Salud, es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo.

La resistencia a los antibióticos puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su estado, su edad o el país en el que viva. Se trata de un fenómeno natural acelerado por el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y en los animales, y ocasiona que cada vez sea mayor el número de infecciones (neumonía, tuberculosis, gonorrea, salmonelosis, entre otras) cuyo tratamiento se dificulta porque pierden eficacia los antibióticos comunes.

Sin embargo, este no es el único inconveniente que deja un mal uso de los antibióticos, y es que hay un sector de la sociedad que debe tener especial cuidado con su consumo: las embarazadas.

Algunos estudios ya han analizado el incremento en el uso de antibióticos durante el embarazo y su relación con problemas en el desarrollo del feto. Los científicos lo explican por la alteración que producen los antibióticos en el microbioma intestinal de la madre, que en un primer momento determina el microbioma de su bebé.

Una nueva investigación ha seguido estas líneas anteriores de investigación para explorar más la correlación entre antibióticos y embarazo. Los resultados, publicados en línea en 'Archives of Disease in Childhood', exponen que la exposición fetal a antibióticos a la mitad o final del embarazo podría estar relacionada con un mayor riesgo de padecer asma infantil.

A este respecto hay que contar también con que el hallazgo fue observado entre los bebés que habían nacido por vía vaginal, por lo que el nexo entre asma y antibióticos pudiera estar también influenciado por el método de parto.

Los procedimientos del nuevo estudio

Los investigadores recogieron datos de la Cohorte Nacional de Nacimientos de Dinamarca (DNBC), que se estableció en 1996 para explorar el impacto en la salud de las exposiciones prenatales y tempranas.

Las futuras mamás, por aquel entonces, fueron remitidas a la DNBC por su médico de familia en su primera visita prenatal a las 6-10 semanas de embarazo entre 1996 y 2002. De los 96.832 niños nacidos de estas mujeres, 32.651 se incluyen en este estudio.

Reunieron información relevante sobre la salud y el estilo de vida de las madres, las exposiciones prenatales y la salud infantil por teléfono y cuestionarios en línea. Luego, las mamás completaron cuestionarios en línea sobre la salud de sus hijos cuando habían cumplido la edad de 11 años.

El análisis concluyó que las madres que no habían tomado antibióticos durante el embarazo, tenían menos probabilidades de reportar asma, haber fumado durante el embarazo, tener sobre peso u obesidad.

Durante el período de seguimiento desde el nacimiento en adelante, el 13% de los niños desarrollaron asma. De estos, un 15% tenían madres que tomaron antibióticos durante el embarazo.

El 17% del total de las niñas y niños nacieron de madres que habían tomado antibióticos durante el embarazo. Y los niños cuyas madres habían tomado antibióticos durante el embarazo tenían un 14% más de probabilidades de desarrollar asma.

Es curioso que no encontraron tal asociación para las embarazadas que habían tomado antibióticos exclusivamente durante los primeros tres meses de embarazo. Los peques cuyas madres consumieron medicamentos a finales del embarazo (4-9 meses), sí que tenían un 17% más de probabilidades de desarrollar asma.

Diferencias entre el tipo de parto

Sin embargo, como os hemos adelantado, esta asociación general entre exposición fetal a antibióticos y asma infantil se observó solo en los bebés nacidos por vía vaginal y no en los que nacieron por cesárea.

En los niños nacidos por vía vaginal, las probabilidades de un asma infantil más grave, que requería tratamiento, fueron un 34% más altas que en los niños nacidos por vía vaginal, pero cuyas madres no habían tomado antibióticos durante el embarazo.

Al ser este un estudio observacional, no puede establecer una causa, pero lo investigadores afirman que “los efectos de los antibióticos afectan el microbioma derivado de la madre en los niños nacidos por vía vaginal y que esto puede aumentar las probabilidades de asma infantil”.

Recuerdan, además, que el uso abusivo de los antibióticos durante el embarazo deben evitarlo ante “la evidencia cada vez mayor sobre los resultados de salud adversos a largo plazo en la descendencia, así como preocupaciones más amplias con respecto a la resistencia a los antimicrobianos".

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo