Embarazo

Tomar antidepresivos en el embarazo no afecta al bebé, de acuerdo a un nuevo estudio

Un nuevo estudio sugiere que el uso de antidepresivos por parte de las madres durante el primer trimestre del embarazo no aumenta las posibilidades de epilepsia en sus pequeños.

El uso de medicamentos a lo largo del embarazo es una preocupación más que justificada para las madres. Muchas veces no saben si tomarlos es correcto o no, la cantidad adecuada o cuáles sí y cuáles no tomar.

En relación a esta preocupación, la edición digital de la revista medica "Neurology", ha publicado un nuevo estudio que puede despejar alguna que otra duda.

Llevado a cabo por la Academia Americana de Neurología, concluye que el uso de antidepresivos durante el primer trimestre de embarazo no aumenta las probabilidades de epilepsia y convulsiones en los bebés recién nacidos.

Para llevar a cabo esta investigación, se analizó a más de 1,7 millones de niños nacidos en Suecia. Todo esto durante un periodo de 17 años. Entre todos estos niños, los investigadores identificaron a más de 24.000 que fueron expuestos a antidepresivos durante el primer trimestre del embarazo. Estos 24.000 fueron comparados con los niños que no fueron expuestos a antidepresivos.

La encargada principal del estudio fue la doctora Ayesha Sujan, de la Universidad de Indiana. Ella declaraba que "Los hallazgos de este estudio son muy importantes. El embarazo puede ser un momento difícil, y la adición de la depresión, la ansiedad y otras condiciones de salud mental puede añadir a esta carga. Estos hallazgos pueden tranquilizar a las mujeres y a sus médicos que consideran los riesgos y beneficios de la medicación".

Si tomas antidepresivos durante el embarazo no afectarán a tu hijo
Fuente: iStock

Entre lo que los investigadores calificaban como antidepresivos encontramos la siguiente medicación: medicamentos para tratar la ansiedad y la depresión. Esto se traduce en inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina e inhibidores de la recaptación de norepinefrina.

Después de tener definido que medicamentos eran considerados como antidepresivos, los investigadores analizaron los ingresos hospitalarios y las visitas ambulatorias a especialistas para identificar a los niños que habían sufrido convulsiones durante el primer mes de vida o epilepsia en los primeros años de vida.

No existe una relación entre el uso de antidepresivos y la epilepsia

El estudio llegó a la conclusión de que, aunque existe una mayor prevalencia de convulsiones neonatales y epilepsia entre los niños expuestos en comparación con los no expuestos, no existe ninguna relación entre el uso de antidepresivos y el riesgo de convulsiones o epilepsia del recién nacido.

"Aunque varios estudios han mostrado una posible relación entre el uso de antidepresivos por parte de las madres durante el embarazo y las convulsiones en los recién nacidos y los niños pequeños, nuestro estudio sugirió que la exposición a los antidepresivos en el primer trimestre del embarazo no aumenta el riesgo de convulsiones y epilepsia en los niños. Esto podría significar que el riesgo ligeramente elevado de dichas convulsiones documentado en estudios anteriores podría deberse a otros factores, como otras enfermedades o el consumo de tabaco durante el embarazo", esto declaraba Sujan, la principal responsable del estudio, en la revista "Neurology".

Primer trimestre del embarazo ¿Qué pruebas debo hacerme?

Muchas madres se preguntan que pruebas han de hacerse en el primer trimestre de embarazo.Durante toda la gestación hay una serie de pruebas médicas, analíticas y diagnósticos que hay que ir realizándose para comprobar que todo está yendo bien. En ocasiones se repiten en cada trimestre y otras veces se realizan solo una vez. 

Estas son las que corresponden al primer trimestre:

  • La primera cita con el médico en el embarazo tiene una fecha variable, sin embargo, lo más común es hacerla antes de la semana 12.
  • Análisis de orina y sangre. Se busca cualquier rasgo de infección o de proteínas a través de la orina. En el análisis de sangre se comprueba si la madre está inmunizada frente a algunas enfermedades y se determina su grupo sanguíneo y su Rh.
  • Triple screening. Ofrece una estimación de la probabilidad de que el bebé presente alguna alteración en sus cromosomas y se realiza entre las semanas 10 y 13 de embarazo.
  • El test de Coombs indirecto. Es una prueba que se realiza una vez por trimestre. A través de ella podemos saber si en la sangre materna hay anticuerpos que pudieran reaccionar contra los glóbulos rojos fetales.
  • Ecografía de las 12 semanas. Una de las más importantes de la gestación. Se realiza entre las semanas 11 y 13. Mide la longitud del feto entre la cabeza y las nalgas o la translucencia nucal (un acumúlo de líquido) entre otras cosas.

Para obtener más información sobre las pruebas a las que te debes someter en el primer trimestre de embarazo pincha aquí.

Continúa leyendo