Vídeo de la semana

Consumo de bebidas

Café en el embarazo: solo media taza diaria puede afectar al peso del bebé

Esta bebida con cafeína afecta a las embarazadas por muy pequeña cantidad que tomes el efecto negativo al feto puede ser mayor, ¿por qué? Este estudio argumenta la razón.

embarazo café
Fuente: Pexels

El café es una de las bebidas por excelencia cuando salimos a desconectar de la rutina con la familia o los amigos, en el trabajo, para no dormirnos o después de comer. En definitiva, de una manera o de otra, siempre está presente en nuestro día a día. Sin embargo, a menudo escuchamos las ventajas o desventajas que esconde su consumo.

Hemos escuchado muchas veces que tomar café estando embarazada es malo para el bebé. Algo que,gracias estudios como este publicado en la revista Jama Network Open del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, podemos corroborar. Los investigadores han llegado a la conclusión de que las mujeres embarazadas que consumen media taza de café al día de media, tendrían bebés más pequeños que las que no tomaban bebidas con cafeína.

En concreto, han estudiado a 2.055 mujeres en 12 centros clínicos diferentes y han llegado al mismo resultado: la cafeína se asocia significativamente con un menor peso al nacer, menor longitud y menor perímetro de la cabeza, los brazos y las piernas de los bebés. El consumo de la cafeína, aunque sea inferior a 200 mg diarios tiene un efecto en el desarrollo físico de los niños neonatales.

¿Las formas de preparar el café afectan al desarrollo del bebé?

El café se puede tomar de distintas maneras: frío, caliente, con canela, con nata, con leche de soja, entre otras muchas combinaciones. Este estudio explica que, precisamente, todas las mamás que han participado no tenían una misma forma de tomar café. Por ello, los expertos argumentan que la absorción de la cafeína depende del metabolismo de la madre, así las que queman más rápido la cafeína pueden tener un mayor riesgo de sufrir resultados adversos en el embarazo porque están expuestas a la paraxantina, un compuesto que se produce cuando la cafeína se descompone en el cuerpo.

"Hasta que sepamos más, nuestros resultados sugieren que podría ser prudente limitar o renunciar a las bebidas que contienen cafeína durante el embarazo", advierte Katherine L. Grantz, de la División de Investigación Intramuros de Salud de la Población del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH; también es una buena idea que las mujeres consulten a sus médicos sobre el consumo de cafeína durante el embarazo", prosigue esta médico. 

Los científicos detallan que las mujeres embarazadas en su primer trimestre que consumen 55 miligramos de cafeína, tienen bebés que pesan 84 gramos menos, de media, que aquellas que no lo toman. En consecuencia, el resultado de esta investigación incide en la idea de que, aunque se consuman dosis pequeñas de cafeína, estas se traducen en una reducción de la masa corporal y física de los bebés.

"La cafeína altera el crecimiento fetal a través de la interrupción de los procesos neuroendocrinos que causan vasoconstricción uteroplacentaria, dificultan el desarrollo de los órganos y alteran permanentemente la respuesta al estrés", especifican los analistas de la investigación. Y añaden que a largo plazo estas alteraciones "pueden exponer a la descendencia a un mayor riesgo de aumento rápido de peso después del nacimiento, obesidad infantil y enfermedades crónicas".

Dounia

Dounia Sbai

Periodista digital. Me interesa (casi) todo. Siempre con una mirada en la actualidad sea cual sea. Amante de la lectura acompañada de un buen té.

Continúa leyendo