Durante el embarazo

El peso de la mamá en el embarazo puede afectar el riesgo de alergias del bebé

Ya se sabe que el peso de la mamá durante el embarazo puede aumentar el riesgo de complicaciones; y, a su vez, influir en el peso del bebé. Ahora, un nuevo estudio ha encontrado que también podría incrementar el riesgo de alergias.

El aumento de peso es un riesgo para la futura mamá, pero también para el bebé. En el año 2005 se publicó un gran estudio en la revista especializada Obstetric and Gynecology según el cual solo una de cada tres mujeres aumentaba el peso recomendado por los médicos durante la gestación, y la mitad aumentaba demasiado.

Para lograr este resultado, los médicos siguieron de 100 a 250 embarazadas en 28 países entre los años 2010-2011. Y se encontró que demasiado aumento de peso puede tener consecuencias negativas no solo para la salud de la futura mamá, sino también para el niño y en el parto.

De acuerdo a ese estudio, mientras que el 21 por ciento de las embarazadas no aumentaba de peso lo suficiente, el 47 por ciento aumentaba demasiado. Los investigadores encontraron también que solo una de cada cuatro mujeres, al final, aumentaba de peso respetando los consejos de los médicos.

Un nuevo estudio, publicado en esta ocasión en Pediatric and Perinatal Epidemiology ha señalado recientemente que el peso de la mamá antes del embarazo puede afectar el riesgo de alergias de su hijo. Unos hallazgos que ayudarían a las embarazadas a darse cuenta del papel tan importante que juega su salud, a su vez, en el resultado de la salud de sus hijos.

Y es que, como señalan los expertos, comprender el vínculo entre el peso antes del embarazo y los riesgos de desarrollar enfermedades alérgicas podría ser de muchísima utilidad a la hora de inspirar a las embarazadas a adoptar decisiones saludables para preparar a sus hijos para una vida muchísimo más sana y saludable, incluso desde antes del comienzo de la gestación en sí mismo.

¿Qué nos dice el estudio?

Investigadores de la Universidad de Ottawa querían averiguar si existía un vínculo real entre el peso, o el aumento de peso de las futuras mamás durante el embarazo, y el desarrollo de alergias en sus bebés. 

Así, con la finalidad de llevar a cabo dicho estudio, y para obtener una mayor información, recopilaron registros médicos del sistema de atención médica de Ontario, en Canadá, de 2012 a 2014 de cerca de 250.000 nocivos vivos.

El exceso de peso en el embarazo puede influir en la formación de alergias en los niños
Foto: iStock

Estos registros proporcionaron información detallada sobre el peso prenatal de la mamá antes de la gestación, lo que permitió a los científicos determinar su índice de masa corporal (IMC) usando información de altura y peso, así como determinar el aumento de peso gestacional de cada madre, o cuánto peso aumentaron durante el embarazo.

Seguidamente, se analizó la evolución de los niños desde el nacimiento hasta los 7 años de edad, con la finalidad de observar si habían desarrollado rinitis, asma, dermatitis o anafilaxia. Curiosamente, los hallazgos se alinearon con las expectativas de los científicos.

Y es que encontraron que los niños nacidos de madres con obesidad presentaban un 8 por ciento más de riesgo de desarrollar asma. Mientras que, quienes tenían un bajo peso antes del embarazo, sus hijos también presentaban un riesgo mayor de desarrollar eccema (en torno a un 6 por ciento).

Como vemos, esto sería bastante significativo, dado que podría indicar que el aumento de peso durante la gestación, en sí mismo, no tendría por qué ser un proceso proinflamatorio que lleve al desarrollo de alergias en los niños, pero el peso inicial de las embarazadas antes de que aumenten de peso sí jugaría un papel importante, muchísimo más de lo que se creía hasta el momento.

Lo cierto es que nos encontramos ante el estudio más grande de este tipo, algo esencial especialmente si tenemos en cuenta, además, que el gran tamaño de la muestra ha permitido la diversidad de los participantes del estudio.

Eso sí, los investigadores no pudieron conocer información sobre el comportamiento de las madres antes del embarazo; por ejemplo, cuáles eran sus hábitos alimentarios, si realizaban o no ejercicio físico o si mantenían patrones de sueño deficientes. En definitiva, otros factores que también podrían haber influido.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo