Embarazo

La ansiedad durante el embarazo puede afectar al cerebro del bebé

Un nuevo estudio de Estados Unidos sugiere una relación entre el estrés que sufren algunas embarazadas y problemas en el desarrollo cognitivo del cerebro de los fetos y señala la importancia de la sanidad mental para disminuir el estrés de las mujeres gestantes.

mujer embarazada con ansiedad
Fuente: iStock

La ansiedad en las mujeres embarazadas, un problema muy común en las consultas, parece que afecta al desarrollo del cerebro de sus futuros bebés. O al menos eso es lo que ha descubierto un nuevo estudio publicado en la revista científica 'JAMA Open Network', que podría ayudar a explicar los trastornos del neurodesarrollo de hijos de madres con ansiedad y que apela a la necesidad urgente de disminuir el estrés que viven las embarazadas.

El grupo de investigadores a cargo de Catherine Limperopoulos, doctora de la División de Neonatología, del Children's National de Washington, en Estados Unidos, han demostrado que el estrés, la ansiedad o la depresión en las madres embarazadas se asocia con problemas sociales, emocionales y de comportamiento en sus hijos.

Las imágenes posnatales nos muestran diferencias significativas en la anatomía del cerebro y sugieren que estas patologías pueden originarse durante la gestación. Sin embargo, ha faltado evidencia directa de este fenómeno, reconoce Catherine.

Para tratar de determinar dónde podrían comenzar estos cambios neurológicos, la doctora Limperopoulos, junto con su equipo utilizaron una técnica llamada imágenes de resonancia magnética funcional en estado de reposo para investigar el desarrollo del cerebro de los fetos en distintas etapas entre finales del segundo y del tercer trimestre.

Un total de 50 voluntarias embarazadas sanas de clínicas prenatales de bajo riesgo en el área de Washington DC completaron una serie de cuestionarios validados y ampliamente utilizados para detectar estrés, ansiedad y depresión. Luego, cada una se sometió a escáneres cerebrales de sus fetos que mostraban a los expertos de qué manera incidía la ansiedad en sus conexiones neuronales.   

Después de analizar los resultados, los investigadores encontraron que aquellas con puntuaciones más altas para cualquiera de las formas de ansiedad tenían más probabilidades de tener fetos con conexiones fuertes en áreas de excitación y de habilidades sensoriomotoras, es decir, de la unión del movimiento y las emociones

Asimismo, los fetos de mujeres embarazadas con mayor nivel de ansiedad tenían por su parte, más probabilidades de tener conexiones más débiles en áreas involucradas en funciones ejecutivas y cognitivas superiores, es decir, en lo que se refiere al conocimiento y al aprendizaje.

La salud mental ejerce un papel principal

Estos hallazgos coinciden con estudios previos y sugieren que la ansiedad de la madre cambia las redes cerebrales antes de que nazcan los bebés. Sin embargo, la doctora Limperopoulos no tiene claro si los efectos durante la gestación persisten o están influenciados por el cuidado de después del nacimiento.

Por el momento, también se desconoce si aliviar el estrés y la ansiedad maternos puede evitar o revertir estas diferencias cerebrales. La doctora Limperopoulos y sus compañeros están estudiando actualmente si las intervenciones que reducen el estrés podrían alterar la trayectoria del desarrollo neural del feto.

Mientras tanto, asegura la importancia de asegurarse de que las mujeres embarazadas tengan apoyo para los problemas de salud mental, lo que ayuda a garantizar la salud actual y futura de las madres y los bebés.

"Los problemas de salud mental siguen siendo un tabú, especialmente en el período periparto, donde se espera que este sea un momento maravilloso en la vida de una mujer. Muchas madres embarazadas no reciben el apoyo que necesitan", advierte Limperopoulos y apoya los cambios necesarios a nivel de sistemas para eliminar este problema crítico de salud pública y asegurar el bienestar de las madres y de los bebés a corto y largo plazo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo