Sal de dudas

Movimientos del bebé en el embarazo: ¿hasta qué semana es normal no sentirlos?

Hay muchas gestantes que lo pasan realmente mal por la incertidumbre de no saber si deberían notar más a su pequeño o si tendrían que haberle sentido ya.

Embarazada (Foto: iStock)
Embarazada (Foto: iStock)

Una de las preocupaciones más comunes entre las embarazadas es no sentir al feto en el interior de su vientre. No tanto durante el primer trimestre, porque es una etapa en la que todavía no se puede notar nada desde el exterior, pero sí a partir del comienzo del segundo.

Para que salgas dudas al respecto, las mujeres empiezan a sentir los movimientos de su bebé entre la semana 16 y la 22, aproximadamente. Puede ser más tarde en algunos casos, sobre todo en embarazos primerizos, porque muchas veces las futuras mamás no saben reconocer las primeras pruebas de que una vida crece dentro de ellas. 

Cada gestación es distinta, así que la actividad puede variar mucho de un caso a otro, de ahí que lo importante es que en las revisiones periódicas, tanto en la primera como en la segunda, ya en el ecuador de la misma, todo esté bien. 

Motivos por los que se mueve o no

De todos modos, para que te quedes más tranquila si cabe, debes saber que hay muchos motivos por los que un bebé puede no moverse: puede estar en reposo, la ubicación de la placenta puede estar dificultando que le sientas, no eres capaz de reconocer sus movimientos por falta de experiencia, etcétera, así que es normal que, por mucho que lo hayas sentido antes, luego tengas períodos largos de tiempo en los que no sientas que estás ahí. 

Evidentemente, a medida que crece y pasa el tiempo, será inevitable (afortunadamente) sentirle casi a diario hasta que en el final del embarazo, por falta de espacio, los movimientos dejen de ser tan exagerados. En esta etapa, se acabarán los culebreos o los cambios de posición y solo notarás, que no es poco, sus pies y sus manos dependiendo de cómo esté colocado el pequeño. 

Cuándo se intensifican

En cualquier caso, es importante que a partir de las 28 semanas estés pendiente de los movimientos del pequeño dentro de tu vientre porque es la fase en la que más se notan y se intensifican.

Y si necesitas saber que se mueve porque estás intranquila porque llevas muchas horas sin “comunicarte” con él o por cualquier otro motivo, puedes intentar que lo haga cambiado tu postura, comiendo o bebiendo algo, o estimulándole con tu voz, música o incluso con contacto físico utilizando tus manos. Este tipo de cosas suelen incentivar el movimiento en el feto, que tiene capacidad para reaccionar a ellos en la segunda mitad del embarazo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}