Elegir el nombre de tu bebé

¿Por qué cada vez más padres eligen nombres inventados para su bebé?

Es cada vez mayor el número de padres que decide inventarse un nombre para su bebé con la esperanza de que sea único. Pero, ¿puede afectar a la futura personalidad del niño? Y, además, ¿en España está permitido poner un nombre inventado a un bebé?

Ya hemos contado en alguna que otra ocasión que, en España, vuelven a estar de moda los nombres clásicos de toda la vida. Clásicos como Carlota, Carolina o Martín siguen ocupando puestos en el Top 10 de los nombres más frecuentes en nuestro país para recién nacido.

nombres inventados para bebé
Fuente: iStock

Sin embargo, cada vez son más las familias que deciden huir de los más comunes para apostar, precisamente, por lo contrario: un nombre único que permita identificar y diferenciar del resto a su bebé para toda la vida. De hecho, según un estudio reciente realizado por ChannelMum, un portal especializado en padres de Reino Unido, ha llegado a la conclusión después de entrevistas a más de 1770 padres que el 94% de las parejas que están a punto de tener un bebé piensan que los nombres inventados están cada vez más a la orden del día. De ese porcentaje, un tercio está de acuerdo al afirmar que un nombre de esas características hará que el peque se sienta especial para siempre y que, seguro, le harán destacar en redes sociales cuando tengan que ponerse un nombre de usuario (por muy fuerte que parezca, piensan en eso).

Los mejores nombres inventados para niña y niño

Cuando hablamos de nombre inventado no nos referimos a las variaciones mínimas de nombres conocidos (como Elidia o Martha en vez de Marta), nos referimos más bien a nombres sacados de la nada como ‘Erutan’ en vez de ‘Nature’ (naturaleza en inglés), o ‘Nevaeh’ (cielo al revés, también en inglés). De hecho, la encuesta publicada en ChannelMum especifica cuáles son los nombres inventados más populares en Reino Unido.

Para niñas

  • Maevería
  • Faelina
  • Idalia
  • Evabeth
  • Tesadora
  • Anaveah
  • Jessalie
  • Sylvalie
  • Sofiel
  • Isabelle

Para niño:

  • Jaspin
  • Charlestón
  • Brigham
  • Guardabosque
  • Reyezuelo
  • Eastley
  • Graylen
  • Albión
  • Tovin
  • Cedro

¿En España está permitido poner un nombre inventado a un bebé?

La encuesta a la que nos referimos habla, precisamente, de Reino Unido, donde se ha llevado a cabo pero, ¿qué pasa en España?

Aunque no suelen ser muchas las personas que lo saben, la ley prohíbe una serie de nombres y de combinaciones en nuestro país. Así que los padres tienen libertad para decidir el nombre del bebé hasta cierto punto. En concreto, la Ley 20/2011 de 21 de julio del Registro Civil establece en su artículo 50 que “todas las personas tienen derecho a un nombre desde su nacimiento”. “Si los obligados a designar un nombre no lo hacen en los tres días después del nacimiento, el Registro Civil impondrá un nombre de uso corriente al nacido”, nos contaba hace unos meses la abogada especialista en Derecho de Familia Olatz Alberdi.

Aunque ese mismo artículo establece la libre elección del nombre, también apuntilla, como decimos, una serie de limitaciones que hay que tener en cuenta a la hora de escogerlo.

Con respecto a los nombres inventados la ley no dice nada, aunque sí especifica que no podrán ponerse más de dos nombres simples seguidos, que se prohíben los nombres que atentas a la dignidad de la persona o que puedan provocar confusión al identificarse y que no podrán ponerse aquellos que ya lleven sus hermanos con apellidos idénticos (a no ser que estuviera fallecido).

¿Puede influir un nombre inventado en la personalidad del bebé?

“El nombre es algo muy importante y está muy presente, con él nos identifican, con él han querido nuestros padres que nos identifiquen, así que, por supuesto que influye en la personalidad” explicaba a este medio hace algún tiempo el psicólogo especialista en infancia Rafa Guerrero.

No solo influyen algunos, influye cualquier nombre que escojas para tu bebé.

En el caso de un nombre inventado, si bien es cierto que puede marcar la originalidad y ser único, el niño podrá enfrentarse, en el futuro a malentendidos o, incluso, a deletreos o repeticiones constantes cuando le pidan saber cómo se llama.

Quizás, incluso, sea más posible que no le guste su nombre que uno que lo tenga más conocido y, eso también influye de alguna manera a su bienestar: de acuerdo a la psicóloga Jean Twenge, las personas a las que no les gusta su nombre se adaptan peor psicológicamente porque “el nombre se convierte en un símbolo del yo”.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo