¿En qué consiste?

¿Qué es el microquimerismo fetal?

La unión entre una madre y un hijo es mágica. Más aún si sabemos que pueden producirse fenómenos como el microquimerismo fetal. Gracias a él, el bebé podría traspasar parte de sus células al cuerpo de su madre y que tuviesen efectos positivos en ella.

embarazada
Fuente: Pexels

Ni que decir tiene que las madres poseen un increíble lazo de unión con sus hijos, y es que, casi que su organismo cambia cuando ven a sus niños llegar al mundo. Una de las causas que podría provocar algunos de los cambios que viven las mujeres cuando tienen a sus pequeños es el microquimerismo fetal, que tiene que ver con las células del bebé. Veamos de qué trata.

El microquimerismo fetal

De forma resumida, el microquimerismo fetal es un fenómeno que consiste en la transmisión de células del bebé al cuerpo de la madre durante el embarazo. Microquimerismo viene a significar la presencia de células que son distintas genéticamente, en un organismo que tiene las suyas propias.

Hace unas décadas, durante los años 70, un estudio llevado a cabo en Holanda aseguraba que las embarazadas casi siempre reciben células de su hijo durante la gestación, y que estas pueden sobrevivir en sus cuerpos en diferentes órganos. Esto podría aportar beneficios tales como la regeneración celular o la prevención del cáncer.

Debido a este proceso, algunas células pluripotenciales de la sangre del feto y la placenta pasan a la circulación sanguínea de la madre, las que pueden transformarse en cualquier tipo de célula, lo que es una ventaja porque podrían convertirse en aquellas que más necesitase la mujer. Dicho proceso se da en los dos sentidos, pues las células de la madre también pueden pasar al feto y acumularse en su sistema. Y lo cierto es que este fenómeno de intercambio celular se ha visto no solo en bebés humanos, sino también en primates, perros, vacas y ratones.

En el caso humano, el número de células del feto traspasadas a la madre podría incrementarse según el embarazo va avanzando, aunque no ocurre de la misma manera en todas las mujeres embarazadas. Por otra parte, algunas investigaciones indican que las células pueden persistir en los órganos maternos por incluso décadas.

¿Para qué sirve o qué provoca este intercambio de células?

Las células del bebé son pluripotenciales (como las células madre) y esto hace que puedan convertirse en otros tipos de células. ¿Qué ocurre? Que cuando pasan al torrente sanguíneo de la madre y se instalan en algún órgano de la mujer se diferencian de la clase de células de ese órgano y se integran a él. Estas células tienen una gran capacidad de renovación y de colaboración con las células madre adultas.

Este proceso de microquimerismo podría ser beneficioso para la supervivencia del bebé. Por ejemplo, ciertas células fetales que se integrasen en las mamas de la mujer podrían favorecer la producción de leche y que esta a su vez tuviera más nutrientes. Así como ayudar al proceso de cicatrización de la madre al pasar por una cesárea.

Según otros estudios, estas células podrían ayudar a reparar el corazón en caso de que la mujer sufriese alguna cardiopatía. Por otro lado, también podrían regenerar otros órganos maternos como el hígado, el riñón o incluso el cerebro. Y junto a ello, ayudar a prevenir a la aparición de Alzhéimer y otras patologías cerebrales.

Un paso más allá es el que aportan algunos estudios que aseguran que mediante el microquimerismo fetal, las células que son transmitidas a la madre podrían estimular su sistema inmunitario para frenar el crecimiento de tumores. No obstante, algunas investigaciones señalan que, por desgracia, en algunos casos puede ocurrir lo contrario: podrían afectar a la salud de la mujer y contribuir a la aparición del cáncer.

Como conclusión, se trata de un fenómeno impresionante por la simbiosis que se da entre la madre y el hijo, pero al que aún le quedan muchas líneas de investigación.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo