Deja de creer

Trucos de la abuela para saber si el bebé será niño o niña: desmontando los mitos más populares

Si funcionan o no, ya es otra cosa muy distinta, pero hay quien todavía cree ciegamente en ellos, ¿eres una de esas personas?

Embarazada (Foto: Pexels)
Embarazada (Foto: Pexels)

Los remedios de la abuela son parte de la idiosincrasia española. En nuestra cultura, la tradición y los mayores tienen un peso sobresaliente. Su legado se nota en muchísimos ámbitos. Uno de ellos, los mitos populares que se dan por buenos por el boca a boca. 

Pasa con remedios caseros de todo tipo, por ejemplo, y también con algo muy curioso: las técnicas para saber si un bebé en camino es niño o niña. Hay muchísimos trucos, casi tantos como abuelas… Tantos no, es broma. Pero sí muchísimos. Por supuesto, sin ningún rigor científico, pero ¿quien quiere ecografías en 4D teniendo la sabiduría de su yaya cerca? 

Estos son los más llamativos y conocidos: 

Con bicarbonato

Se añade en un vaso con bicarbonato tres cucharadas de orina. Si se produce efervescencia, viene un niño. Y si se queda igual, sin reacción alguna, es niña. ¿Cómo te quedas?

Latidos del corazón

Hay abuelas que creen que cuando el corazón del bebé late más de 140 veces por minuto es una niño y si lo hace menos se debe a que es un niño. ¿Por qué así y no al revés? Solo las yayas lo saben, y eso va a misa. 

Color de los pezones

Cuando el pezón se vuelve oscuro en el embarazo también hay un mito popular que lo vincula con el sexo del bebé. Si lo hace, es niño; en caso contrario, niña. 

La forma de la tripa

Esta es una de las fórmulas más extendidas. Es muy sencilla: si la forma de la tripa de la futura mamá es picuda, es niña, y si es redonda, se trata de un niño.

El péndulo

Vale cualquier cosa para hacerlo que pueda colgar. Una cadena con su correspondiente colgante, por ejemplo. Si al soltarlo sobre la tripa de la embarazada se mueve en círculos, es niña, y si lo hace en línea (aparentemente) recta, de lado a lado, es niño.

La aguja

Es parecido al péndulo, ya que se trata de sostener una aguja sobre la palma de la mano que al moverla un par de veces de arriba abajo trazará movimientos circulares o rectos. El resultado del truco es igual al péndulo también: si es niño, de lado a lado; si es niña, en círculos. 

El sabor del ajo

Esta es una de las pruebas más desagradables, pero a las abuelas no se les lleva la contraria. Así que si la tuya te pide que te comas un diente de ajo, pues… Bueno, haz lo que quieras. El caso es que si al comértelo te parece que hasta tu piel huele mal es porque llevas un niño dentro. Si es inoloro, se trata de una niña.

El acné

Esta es una de las muchas pruebas que relaciona con un efecto positivo que el sexo del bebé sea un niño y negativo con el de una niña. Son trucos, por lo tanto, con un marcado prejuicio cultural, pero siguen estando ahí, desgraciadamente, así que mejor saber que están para caer en la cuenta de qué connotaciones tienen. En este caso, si con el embarazo te salen muchos granos sería porque esperas una niña. Y si tu piel está perfecta llevas un niño dentro. Injusto, ¿no?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo