¿Hay que decirle siempre a los niños la verdad?

Mi suegro está muy enfermo en el hospital y nos han dicho que seguramente ya no vuelva a casa. Mi marido y yo nos estamos planteando contárselo a nuestro hijo de 5 años para que entienda por qué lloramos y estamos tanto tiempo fuera de casa. ¿Es bueno para él?

El experto responde:

El modo de manejar la información es un rasgo importante que diferencia a unas familias de otras y que tiene mucha importancia. En todas ellas ocurren a veces sucesos de cierta gravedad: pérdida de empleo, muerte inminente de un pariente, divorcio inevitable... ¿Hay que mantener a los niños al margen de estas cosas?

No es acertado pensar que los niños deben vivir en el limbo. No creamos que hay que mantenerlos siempre al margen de las noticias tristes. Si actuamos de ese modo, les privaremos del aprendizaje y la asimilación de aspectos fundamentales de la vida. Incluso pueden así "aprender" algo que sin duda no pretendemos enseñarles: a ignorar sistemáticamente parcelas importantes de la realidad, a quedarse al margen de las cosas que importan, a sentir que su opinión no interesa y que no se cuenta con ellos. Esto puede convertirse en un rasgo estable de su personalidad, produciendo tipos inconscientes, egoístas, aturdidos, que nunca se enteran de nada...

Además los niños tienen una antena que les hace captar cuando algo importante ocurre en casa; pero si no saben qué es pueden confundirse y tomar la preocupación por enfado, la seriedad por rechazo, la tristeza por amenaza de una catástrofe... resultando ser peor la fantasía que la realidad.Entonces ¿hay que contarles todo y de cualquier manera? Veamos. Como miembros importantes de la familia que son y deben sentirse, hay que informarles de los hechos importantes que les afectan. Pero cuando se trata de hechos tristes hay que ser prudentes, evitar los aspectos más duros e inquietantes, tranquilizarles y transmitirles seguridad. 

Y no hay que contarles exactamente "todo", porque no todo es importante para ellos ni les incumbe.

  • Por ejemplo la intimidad sexual de sus padres y ciertos aspectos de su relación solo les pertenece a ellos.
  • Tampoco hay que hacer confidencias al niño con el fin de buscar en él un aliado contra el otro cónyuge cuando hay desavenencias.
  • Y en general hay que respetar la privacidad de las personas, ya que no se trata de convertir a nuestro hijo en un chismoso. Además, si no queremos que algo se sepa fuera de la familia y nuestro hijo, por su edad, aún no sabe callarse, lo mejor será no informarle por el momento.
Respondido por Luciano Montero

Etiquetas: agobios de padres, familia, niño

Continúa leyendo nuestras consultas...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS