No se atreve a andar solo

Juan tiene 18 meses, pero no hay forma de que se suelte a andar. Gatea desde que tiene un año y camina desde los 14 meses, agarrado a una mano o los muebles; si lo soltamos, se sienta en el suelo enfadado y se desplaza gateando.

El experto responde:

Juan empezó a gatear un poco tarde, pero ha aprendido a desplazarse tan bien, que llega a todos los sitios arrastrándose o caminando, apoyado en los muebles.

Para que el niño camine, es necesario que alcance cierto grado de desarrollo neurológico, que los músculos de las piernas estén fuertes y sostengan el peso de su cuerpo y que sea capaz de mantener el equilibrio estando erguido. Por lo que dices en la carta, tu hijo ya ha logrado todo eso y solo le queda lanzarse a andar sin ayuda.

No creo quedebas preocuparte, se ve que tu hijo no tiene ningún problema ortopédico ni de otro tipo, pero sí puedes estimularlo para que coja confianza. Procura no estar tensa cuando lo lleves de la mano y, cuando se caiga, intenta no alarmarte para que no se asuste. Aunque se desplaza utilizando banquetas y sillas, puedes proporcionarle un corre pasillos para que camine empujándolo. Si tenéis un pasillo amplio, caminad cerca de la pared, así se sujetará con la mano que le queda libre (es posible que los espacios anchos le den más temor), y verás como no tarda en soltarse.

Al principio, Juan irá inseguro y tambaleante, dará pasitos cortos y rápidos, llevará la espalda ligeramente arqueada y los pies muy separados para tener una base de sustentación más amplia y mayor equilibrio, pero según vaya cogiendo confianza, caminará más erguido y sin necesidad de sujetarse. Y estará muy orgulloso de su proeza.

Respondido por Dr. Florencio de Santiago

Etiquetas: bebé, niño

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS