Mi bebé no duerme durante el día

Mi hijo Nicolás tiene tres meses y medio y por la noche duerme sin ningún problema, pero por el día cuando está cansado llora y se queja y lo tengo que coger en brazos para calmarlo. Sin embargo, cuando lo pongo en su cuna se despierta y empieza a llorar. ¿Qué hacer para que duerma durante el día?

El experto responde:

Tu hijo se encuentra en un momento evolutivo de transición con respecto al sueño. Alrededor de los tres meses de edad se organiza el sueño de los niños, coincidiendo con el desarrollo de sus hemisferios cerebrales.

En esta etapa el sueño comienza a decantarse hacia la noche, guiado y entrenado por los estímulos ambientales y familiares. A partir de los seis meses ya se consolida el periodo de sueño nocturno.

El buen dormir es un hábito y, como cualquier hábito, es importante seguir ciertas conductas, rituales y elementos repetitivos que le den al niño seguridad y confianza para adquirirlo.

Antes de nada, es importante conocer las tendencias naturales de vuestro hijo con respecto a la comida y al sueño y también debemos saber si necesita dormir muchas horas o más bien pocas.

Por tanto, durante 10 días intenta observar cuáles son las horas más comunes en las que tu hijo tiene hambre y sueño. Cuando las tengas claras, procura favorecer las condiciones adecuadas para que tu hijo duerma.

Durante el día, haz lo mismo que haces por la noche: tranquilízalo y deposítalo en su cuna despierto, para que aprenda a dormirse él solo. Esto le costará algunos días y si está muy cansado, protestará mucho, estará irritable y dormirá poco.

No te angusties, el objetivo es marcarle unos horarios y un ritmo y esto cuesta un tiempo.

Debes utilizarunos horarios regulares para comidas y siestasdiurnas en función de sus necesidades. En el caso de estas últimas, controla un tiempo límite (lo que normalmente suela dormir él) y si pasado ese tiempo no ha dormido, sácalo de la cuna y no lo dejes dormir hasta el próximo tiempo de sueño que hayas programado.

Si se despierta antes, no lo vuelvas a acostar, aguántalo hasta la siguiente siesta y ármate de paciencia porque estará insoportable, pero este es el precio que hay que pagar hasta que el niño se regularice.

Respondido por Dr. Gonzalo Pin

Etiquetas: bebé, niño

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS