Mi hijo de cuatro años no quiere irse a la cama

Todas las noches vivimos la misma batalla campal para acostar a nuestro hijo de cuatro años. Dice que quiere jugar y ¡no hay quien le lleve a la cama!

El experto responde:

Esta situación es muy frecuente hoy en día y no solo se limita a la hora de acostarse. A muchos niño también hay que perseguirles para que coman, recojan sus cosas, etc. Más que un problema de sueño, deberíamos preguntarnos si no es un problema de límites educativos.

Como padres educadores nuestro trabajo, casi todo el tiempo,consiste en marcar límites de espacio y tiempo: se limpian los dientes en el baño después de comer, se come en la mesa y sentado, por la calle se va de la mano... La hora de ir a la cama es también un límite que debemos establecer.

Igual que no dejamos a nuestros hijos cruzar la calle corriendo, debemos ser tajantes al acostarles. Nuestra obligación no es dormirles, pero sí proporcionarles un lugar y un momento para que puedan hacerlo. Si no quiere dormir, que no duerman, pero lo que no es negociable es el horario de irse a la cama.

De esta forma, estableceremos unos ritmos de conducta en los niños que serán muy beneficiosos para su desarrollo posterior.

Respondido por Dr. Gonzalo Pin

Etiquetas:

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS