No quiere dormir la siesta

Tengo una niña de 11 meses que no ha tenido nunca problemas de sueño, cuando la acostábamos se quedaba profundamente dormida. Pero últimamente se niega a dormir la siesta. La acostamos y se sienta en su cuna hasta que llega la hora de levantarse, ¿debo insistir en que duerma la siesta? ¿Es importante?

El experto responde:

La siesta es muy importante para el desarrollo infantil, tanto físico como psíquico, de los niños hasta los cinco años de edad. Sin embargo, cuando cumplen un año, el rechazo a la siesta es bastante común. A esta edad, los niños se sienten seguros y tienen ganas de investigar, explorar y no desean perder ninguna oportunidad de jugar. La falta de siestas produce intranquilidad, nerviosismo e irritabilidad en los pequeños.

Tenemos que ver las siestas como un momento en que se elimina la tensión y el cansancio acumulados durante la mañana, una manera de estar descansado para las actividades de la tarde. Un niño menor de cinco años sin siesta llegará a la noche mucho más cansado e irritado, con más dificultades para aprender y podría tener dificultades para iniciar y mantener un sueño continuado y tranquilo.

El sueño de las siestas de los niños es diferente al sueño de la noche. Ambos son complementarios: uno no puede ni debe sustituir al otro.

No hay una duración exacta para las siestas. Cada niño tiene sus propias necesidades y hay que respetarlas. Algunos necesitan siestas de 10 minutos mientras que otros necesitan dormir durante 90 minutos. Lo adecuado es que permitamos que cada uno duerma lo que necesite. Su comportamiento posterior será la mejor manera de ver si el niño está bien o no.

Por lo tanto, es importante establecer una rutina para la hora de la siesta, igual que hacemos por la noche. Hay que preparar un lugar tranquilo y semioscuro para que el niño descanse. Si el pequeño está mejor en el carrito o en el sofá que en la cuna, puede dormir la siesta ahí, pero debe tener claro que por la noche, el lugar en el que hay que dormir es en su habitación.

Si no duerme, no pasa nada solo que estará más irritable el resto del día y tendrá peor humor. Por la noche, hay que intentar no saltarse las rutinas de sueño y respetar el horario habitual, evitando que el niño se duerma a media tarde o antes de lo habitual.

Respondido por Dr. Gonzalo Pin

Etiquetas: jugar

Continúa leyendo nuestras consultas...

COMENTARIOS