Ser Padres

¿Qué hacer si tu hijo te ha dicho que quiere hacerse un tatuaje?

Cada vez es más normal que los jóvenes quieran hacerse un tatuaje, el tabú está desapareciendo y a través de ellos son capaces de expresar su personalidad de una manera más clara.

Una de las frase más temidas por los padres es la de “Me quiero hacer un tatuaje". Es normal, que durante la adolescencia, nuestros hijos se vean atraídos por diversos temas como la sexualidad, la moda, los piercings, encontrar un estilo propio que les ayude a definirse o en este caso: los tatuajes.
A través de los tatuajes, nuestros hijos pretenden expresarse; diferenciarse del resto. Pero al escuchar esto, muchos padres se niegan de una manera tajante, mientras que otros (quizá por no discutir) asienten sin ningún tipo de información o conocimiento previo. Y es que el mundo de los tatuajes puede ser un poco intimidante y para muchos, está lleno de estigmas. Sin embargo, con el paso del tiempo, el tabú relacionado con los tatús va perdiendo importancia y se va asentando en la vida cotidiana.
Los tatuajes nos pueden gustar o no, pero lo más importante es que a la hora de decidir, nos informemos bien de las consecuencias que puede acarrear el tatuarse. Y si la respuesta que damos es afirmativa, cuales son los pasos a seguir para que el proceso sea lo más seguro posible.

Edad mínima

Fuente: iStock

Maquina de tatuar tatuandoFuente: iStock

Según la legislación española, la edad mínima para hacerse un tatuaje en nuestro país es de 18 años. Pero existe la posibilidad de hacértelo a los 16 si dispones de la autorización de alguno de tus padres. Según el blog tatuantes.com, “Necesitamos una autorización firmada por uno de los padres o en su defecto el tutor legal. De lo contrario , y si se detecta que un tatuador ha hecho un tatuaje a un menor de edad sin consentimiento de sus padres o tutor legal, será sancionado con multas de una cantidad económica importante”.

Salud y tatuajes

Un tatuaje se define como: "Una marca o diseño permanente hecho en tu piel con pigmentos insertados por medio de punciones en la capa superior de la piel que pueden ser introducidos hasta 3mm, llegando así a la dermis. Se utiliza una máquina muy parecida a la de coser, con una o más agujas que perforan la piel repetidas veces, insertando con cada punción minúsculas gotas de tinta”. Tatuarse conlleva riesgos como posibles reacciones alérgicas o infecciones en la piel. Según la Unión Europea (en su informe sobre Seguridad en tatuaje y maquillaje permanente) hasta un 5% de los tatuados puede sufrir de alergias o infecciones incluso décadas después de haberse tatuado. Pero tatuarse no supone un riesgo para el sistema inmunológico, como decía el polémico estudio publicado en Scientific Report. La Asociación Española de Dermatología y Venereología asegura que “no existe evidencia científica de que la presencia de estos pigmentos en los ganglios ocasionen patología”.

Tomando la decisión

Después de habernos informado lo suficiente, llega la hora de negociar con nuestros hijos y tomar una decisión. Un tatuaje es algo para toda la vida, debemos estar seguros de que ellos también lo están, de que no se arrepentirán. Debemos tomarnos el tiempo necesario para pensarlo bien y darle las vueltas que haga falta. También debemos estar seguros de que el lugar que vaya a ocupar el tatuaje es el adecuado, pues muchas veces los propios tatuajes actúan como un handicap para diferentes actividades.

Hacerse el tatuaje y cuidados posteriores

Por último, llega el momento de hacerse el tatuaje. A la hora de hacerlo y para que el proceso sea lo más seguro posible, debemos tener presente varios factores:
- Debe llevarse a cabo en un estudio homologado. Un estudio que tenga todos los permisos correspondientes, nada de estudios clandestinos o por el estilo.
- Uso de tintas homologadas en España. No podemos consentir otro tipo de tintas. Muchas veces para reducir el coste, se utilizan tintas más baratas. El problema es que no están homologadas ni en España ni en la UE. 
- Profesional capacitado. Es muy recomendable, que antes de tatuarse, acompañemos a. Nuestra hijos al estudio. No solo para asegurarnos de que cumple con todos los requisitos de higiene, homologación… También para ver el trabajo de los tatuados y así estar seguros de que nuestro hijo no vaya a ser el lienzo sobre el que se exhibirá una chapuza. 
- Cuidados. Es importante que después de realizar el tatuaje se utilicen los productos adecuados para asegurar la correcta curación y cicatrización del tatuaje. Existen cremas especiales para la cicatrización, pero el agua y el jabón son los elementos esenciales para una higiene e hidratación correctas.
tracking