Ser Padres

Niños deportistas: vigila su alimentación de cerca

Si tienes niños deportistas en casa, es necesario que incluyas en su dieta alimentos determinados para garantizar que sus necesidades nutritivas estén cubiertas.

Autor: Niklas Gustafson
Aunque a veces pueda dar la sensación de que los niños de hoy han cambiado el patio por el ciberespacio y el balón por la pantalla, el deporte sigue siendo un imprescindible en la agenda de nuestros hijos y no son pocos los que lo practican intensivamente. Si tu hijo es uno de ellos, es una muy buena noticia. Si no, anímalo a que lo haga porque los beneficios para su cuerpo y su mente son muchos.
Fuente: iStock

niños deportistasFuente: iStock

Para empezar, mejora el estado de ánimo al liberar dopamina y serotonina, sustancias químicas que nos ayudan a sentirnos mejor y mantiene los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Además, promueve una flora intestinal saludable, que también ayuda a la prevención de otras dolencias. La actividad física también contribuye a mejorar los hábitos de descanso y los ritmos de sueño. Todo esto, también sirve para mejorar la memoria y capacidad cognitiva de nuestro cerebro.
El simple hecho de saltar, correr o caminar hasta el colegio supone estimular la musculatura de su cuerpo y le reporta beneficios. Llegados a este punto, podemos preguntarnos ¿qué tiene que comer un niño que hace mucho deporte? ¿Debe hacer alguna dieta especial para recuperarse del esfuerzo o para tener un mejor rendimiento? Teniendo en cuenta que además están en fase de crecimiento, es lógico que como padres queramos cuidar su dieta todo lo posible.
Es verdad que un déficit de nutrientes podría provocar cansancio, lesiones, baja estatura e incluso pérdida de masa muscular. Pero tampoco hay que obsesionarse con contar calorías o pesar lo que se come. Se trata más bien de facilitar que su dieta sea natural. Evitar todo tipo de azúcares y ultraprocesados, y fomentar el consumo de grasas. Lejos de los mitos que se han extendido durante décadas, son imprescindibles para la absorción de vitaminas como la A, D, E y K, y sirven para tener una mejor recuperación después de un esfuerzo más intenso (un entrenamiento, un partido, etc.)
Es bueno que su dieta sea variada y que le aporte a su cuerpo los nutrientes que necesita, tanto para su crecimiento como para la práctica de su deporte favorito. A medida que crece, le beneficiará que le impliques en su propia alimentación, que le enseñes a escuchar a su cuerpo a notar qué le sienta bien y qué no, que le expliques las ventajas de la comida sana y natural. Lo mejor es que le eduques sin demasiadas prohibiciones e imposiciones. Hay formas muy divertidas y sabrosas de disfrutar de los alimentos saludables, elabora con él las recetas y anímalo a descubrir combinaciones de sabores. Te resultará más eficaz, y será más beneficioso para él a largo plazo, que regañarle y prohibir comidas.
Entre los alimentos que no pueden faltar en la dieta de los pequeños deportistas están la verdura, las frutas, la carne y el pescado, el huevo y los frutos secos. Pese a su tradicional etiqueta de aportadores de energía, evita los hidratos de carbono (pastas, pan, patatas, etc.). Este tipo de alimentos puede provocar picos de glucemia que, al descender muy rápidamente, nos lleva a querer comer más carbohidratos y entrar en un bucle perjudicial para la salud.

Hidratación: ¿Habéis probado el agua saborizada?

El agua es una aliada imprescindible para los deportistas de todas las edades. Una buena hidratación antes, durante y después de hacer deporte mejora la función muscular, aumenta la energía, reduce el riesgo de lesión, acelera la recuperación, regula la presión arterial y mejora la circulación. Para hacerla más divertida y evitar que se lance a las bebidas gaseosas, cargadas de azúcares y de ingredientes artificiales, te recomiendo que pruebes las recetas de agua saborizada.
Procura involucrar a tu hijo en las elaboraciones. Elige los sabores que más le atraigan y sobre todo asegúrate que el ingrediente elegido está cortado en láminas muy finas. Dependiendo del sabor que os guste, podéis mantenerlo en maceración hasta 12 horas. Una buena idea sería prepararlo, por ejemplo, durante la tarde o después de la cena y dejarlo toda la noche en la nevera. Entre las frutas y vegetales que más se emplean para saborizar el agua están la manzana, la pera, la mandarina, la mora o el arándano, entre otros muchos, y el pepino, la hierbabuena, el hinojo y el apio. Y la receta: frutas (o verduras, hierbas, especias) y agua fría (o con hielo). Si queréis darle un toque dulce, podéis añadir un poco de miel.
Para un pequeño deportista, la dieta es uno de los puntos más importantes para mantener el rendimiento con unos niveles óptimos de energía, protegiendo a su vez su masa muscular y potenciando su sistema inmune. Llevar una dieta saludable les ayuda además a escuchar al cuerpo, adaptando el ejercicio a la necesidad de cada uno y permitiendo el descanso cuando éste nos lo pida.
Artículo elaborado por Niklas Gustafson, experto en nutrición y chairman de Natruly
tracking