Ser Padres

Los sanitarios y la infancia: protagonistas en la última obra de Banksy

Banksy ha vuelto a aparecer como hace siempre: sin hacerlo realmente. En esta ocasión, lo ha hecho con una obra (preciosa) que rinde homenaje a los auténticos superhéroes del coronavirus y que se ha instalado en un hospital británico.

Dicen que las verdaderas obras de arte, no tardan en llegar al corazón y Banksy, una vez más, lo ha vuelto a demostrar. El artista callejero anónimo ha decidido rendir su particular homenaje a todo el personal sanitario durante la pandemia dibujándoles como lo que son: auténticos héroes.
Lo ha hecho con una pintura en blanco y negro realizada a carboncillo en la que aparece un niño vestido con un peto con una papelera al lado en la que están tirados superhéroes como Batman o Spiderman. ¿Con qué juega? Con una verdadera superhéroe: una enfermera con capa y mascarilla.
La obra, titulada ‘Game Changer’, ha aparecido colgada con un marco en uno de los pasillos de las urgencias del Hospital británico de Southampton y será subastada en octubre para conseguir fondos para el sistema de la sanidad británica en su lucha contra la COVID-19.

La inocencia (e inteligencia) de la infancia

Junto a la pintura, el artista ha querido dejar unas bonitas palabras de agradecimiento al personal sanitario: “gracias por todo lo que están haciendo. Espero que esto ilumine un poco este lugar, aunque solo sea blanco y negro”.
El trabajo de Banksy representa, a menudo, a la infancia en diferentes facetas pero esta última nos ha encandilado. Y es que, utiliza a los dos elementos más inocentes y valientes de la pandemia para transmitir un mensaje de fuerza y lucha: el personal sanitario y la infancia. El papel que cumple la primera parte lo conocemos y lo agradecemos muchísimo, pero el que cumple la segunda también nos parece importante de homenajear. Y es que ellos, los niños, han sido pacientes, han entendido a la primera que no se podía salir a la calle porque había un virus y, aun ahora que les dejan salir a dar pequeños paseos (al menos en España), siguen saliendo algo desconfiados por si sigue merodeando por ahí.
Además, no se han quejado cuando les han mandado a estudiar a casa, tampoco ahora que se les recomienda que lleven mascarilla (aunque a cierta edad no entiendan para qué sirve), ni tampoco cuando a mamá y a papá se les acababan las ideas para seguir jugando.
Los niños, con su inocencia pura, saben quiénes son los héroes de verdad y, por eso, rechazan a los de mentira.
Sin duda, un tierno homenaje que necesita dar la vuelta al mundo en signo de agradecimiento por su labor incansable contra este virus.
tracking