Ser Padres

Hermann, el anciano con alzheimer que tocaba la armónica en el confinamiento pensando que los aplausos iban para él, tiene su historia en corto

Fue uno de los grandes protagonistas del confinamiento y los balcones: Hermann, el anciano con alzheimer de Vigo que, cada día, salía a las 20:00 a su balcón a tocar la armónica pensando que los aplausos de los vecinos iban dirigidos a él por su buena música, ahora tiene su historia en forma de corto. ¡Y es perfecto para enseñar la ilusión a los más peques de la casa!

El confinamiento por el coronavirus ha cambiado, sin alguna duda, la forma de mirar a la vida de toda la población. Y es que, pasar más de dos meses encerrados en casa sin poder salir ha florecido en nosotros sentimientos muy bonitos de compañerismo, solidaridad y amor.
Además de esto, la cuarentena también nos ha dejado grandes momentos y personajes que nos acompañarán para siempre. Caso de ello es Hermann Schreiber, un señor con Alzheimer que, religiosamente, salía diariamente a su balcón a las 20:00 horas para tocar la armónica y recibir los aplausos eufóricos de sus vecinos por su buen hacer.
En realidad, la hora coincidía con el ya archiconocido aplauso sanitario que todos hemos llevado a cabo desde nuestros balcones y, obviamente, al principio esos aplausos que él creía suyos, en realidad no iban dirigidos a él. Pero su cuidadora, Tamara Sayar, con el fin de alegrar su corazón y motivarle, le hizo creer que sí.
Así, compartió un precioso vídeo en redes sociales que no tardó en hacerse viral: también entre los vecinos de Hermann que, después de verlo, le dedicaron diferentes aplausos específicamente a él.

Una historia hecha corto

Pero, además de llegarles a los vecinos, el vídeo también le llegó por redes sociales a Jordi García, director del Estudio de creación 23lunes. Ese vídeo tan emotivo le marcó tanto que pensó que tenía que hacer algo. Y así, sin comerlo ni beberlo, comenzó a gestarse un cortometraje que versa sobre la historia de Hermann y su instrumento musical.
Tal y como él mismo explica al diario ABC, el día después de verlo se levantó temprano y comenzó a escribir un guion que pondría en común con todo su equipo. “Todos estuvieron encantados, aceptaron el reto a la primera”, afirma. Y así, un día después de ver el vídeo, un gran equipo de trabajo estaba inmerso en un cortometraje que se pone en el lugar de Hermann y que traslada su historia a la animación. ¿La parte más bonita? Prácticamente todo el corto se ha hecho a través de Skype o Zoom desde casa.
El corto está protagonizado por un joven que deleita a todo un público de un salón de música con su violín. Las ovaciones comienzan cuando termina la última nota de la canción, tras la cual cambia el plano y se ve a un hombre mayor, en su ventana con el violín deleitando a todos sus vecinos mientras le aplauden.

La reacción de Hermann

Para llevar a cabo el corto, que ya ha alcanzado las miles de visualizaciones desde que se publicase en YouTube el pasado 16 de junio, el equipo se puso en contacto desde el principio con Tamara Sayar, la cuidadora de Hermann, y con los hijos de Teresa Domínguez, su mujer.
Sobre la reacción de Hermann al verle, Sayar afirma a ABC que prácticamente no se reconoce. Además, cuenta que ahora en la nueva normalidad, el anciano sigue saliendo a la ventana cada día y toca, aunque un poquito más bajo que cuando los aplausos lo inundaban todo. Completa diciendo que su enfermedad está haciendo que cada vez se le olviden más cosas, aunque las partituras todavía las conserva en un buen lugar de su mente y de su corazón.

Un corto educativo

Además de ser un regalo para Hermann y para todos nosotros, este corto es perfecto para explicar el alzhéimer a los más pequeños, así como para mostrarles la importancia del amor y de los recuerdos de la infancia.
tracking