Ser Padres

Soft skills: descubre porqué deberías ayudar a tu hijo a desarrollar sus habilidades blandas

Las conocidas como habilidades blandas o soft skills no son más que esa capacidad que tenemos de manera intrínseca para enfrentarnos al mundo en el que vivimos. Es necesario entrenarlas desde la infancia.

Autor: Sandra López
A raíz de la pandemia han adquirido más importancia, si cabe, las conocidas como soft skills o habilidades blandas: esas otras destrezas que van más allá de las curriculares y que preparan a los niños de cara a futuros trabajos. Hablamos, por ejemplo, de la creatividad, la capacidad para sociabilizar, para hacer frente a nuevos retos o para trabajar en equipo correctamente.
Fuente: iStock

soft skillsFuente: iStock

Aunque en cierta medida son intrínsecas y vienen dadas desde la cuna, las soft skills también se entrenan y hacerlo a edades tempranas puede preparar a nuestros hijos mejor para el mundo.
Sandra López y Jessica López, coachs expertas en entrenamiento de Soft Skills de Habilidades en Clave, junto al departamento psicopedagógico de las escuelas infantiles El Mundo de Mozart, nos hablan de la importancia de integrarlas en la educación de los más pequeños.

¿Qué son las soft skills?

Literalmente significa “habilidades blandas” pero a nosotras nos gusta referirnos a ellas como esas habilidades humanas, transversales, poderosas, también llamadas “de compañerismo”, que resultan de una potente combinación entre las habilidades intrapersonales y las sociales que cada vez cobran mayor importancia en el entorno profesional, académico, y personal.
A diferencia de las “habilidades duras”, que son habilidades más bien técnicas que deben aprenderse mediante capacitación, las soft skills -en cambio- son menos tangibles y están más asociadas con la interacción, la colaboración y la gestión de otras personas. Son útiles en cualquier puesto de trabajo, sin importar el cargo o el sector e incluso se les relaciona con rasgos de carácter, con atributos personales y otras habilidades no técnicas que ayudan a la hora de trabajar en grupo, en equipo.

¿Por qué son importantes las soft skills?

Estamos hablando de: gestión emocional, liderazgo, creatividad, comunicación, asertividad, adaptación al cambio, toma de decisiones -entre otras- habilidades transversales que son y serán cada vez más ese entrenamiento “a prueba de futuro” que todo el sistema educativo necesitará incluir, sin duda, para una adecuada preparación/formación de los futuros profesionales, acorde a los tiempos de grandes cambios que ya hoy estamos viviendo.

¿Por qué es importante desarrollar las habilidades blandas desde edades tempranas?

Al comenzar pronto se ayuda al niño/a a tener no sólo éxito en su vida académica sino también luego en el lugar de trabajo. Que aprendan a navegar efectivamente por su entorno, a trabajar cooperativamente con otros compañeros y compañeras, a adaptarse a circunstancias cambiantes, etc., comienza en el cole y también en la familia.

¿Qué importancia tienen las habilidades para el ámbito educativo y en futuro en el ámbito laboral?

Tener una carrera, estudios y experiencia sigue siendo algo importante, pero cada vez más son estas habilidades poderosas las que están tomando el protagonismo para convertirse en ese elemento diferenciador y decisivo a la hora de conseguir un empleo o destacar en un determinado puesto laboral o sector.
Los empleadores, a su vez, se están viendo obligados a crear unas estructuras y culturas organizacionales más flexibles y que honren -entre otras cosas- el aprendizaje permanente, y estimulen los “superpoderes” de sus equipos. Tener habilidades blandas ayuda a manejar los continuos retos que suelen presentarse en cualquier puesto de trabajo.
Con los avances tecnológicos, cada vez más trabajos técnicos empiezan a ser externalizados y automatizados (usando incluso inteligencia artificial- IA). Esto implica que habrá más puestos de trabajo que dependerán de las habilidades interpersonales para ser el punto diferenciador en un lugar de trabajo.

¿Cómo se pueden desarrollar en casa? ¿Existen ejercicios prácticos?

Lo primero es hacerlo de forma consciente e intencional. La comunicación, por ejemplo, siendo una de las principales habilidades de todas puede trabajarse de múltiples maneras:
  • Demostrando una escucha activa: cuando se le pregunta al niño/a por ejemplo cómo le fue en el cole. Lo ideal es prestar total atención (no estar haciendo otra actividad simultáneamente), no interrumpirle, hacerle preguntas adecuadas, y usar frases que le alienten a continuar explicando, tales como: Cuéntame más, Me puedes explicar más sobre, Sigue, Ya veo… Demostrando este buen hábito los padres y maestros modelan y animan a que los niños/as lo repliquen de igual manera.
  • Enseñándoles a hablar usando un volumen adecuado y una distancia apropiada.
  • Conversar con ellos/as sobre cómo la comunicación puede ser distinta dependiendo si están con amigos, en clase, con su familia, en un trabajo.
  • Resolución de problemas y pensamiento crítico, otra de nuestras habilidades favoritas. Para ello se le puede preguntar al niño/a si necesita información adicional antes de responder una pregunta. Se les puede pedir que piensen y expliquen qué información es más importante o menos, según algo que estén analizando y quieran resolver. Se les puede invitar a que expliquen las razones por las que harían una cosa u otra y los posibles resultados de las distintas acciones que tomen, etc.
  • Sobre trabajo en equipo, existen varios juegos de mesa que son colaborativos y rompen con la tradicional competición entre jugadores. Practicar deportes de equipo también es otra manera de enseñarles lo que implica trabajar con otros.
Para cada habilidad hay muchas actividades que pueden poner en práctica lo que se les quiere transmitir. Pero sin duda el mejor método  es hacer más que decir: las soft skills son más fáciles de aprender cuando hay buenos ejemplos a seguir.

La pandemia ha hecho más necesaria la educación en soft skills

La principal característica del futuro que podemos ver es que es incierto y acelerado y los niños necesitarán capacidad de adaptarse. Creemos firmemente que el aprendizaje permanente es la única manera de sobrellevar los continuos cambios. Además de habilidades como la flexibilidad, la curiosidad y la mentalidad de crecimiento.

¿Desde qué edad se pueden empezar a potenciar?

Cuanto antes mejor, desde que el niño comienza a interactuar en el ámbito escolar, con 3 años se pueden ir introduciendo estos comportamientos para que ellos modelen y luego todo el período de primaria es bastante fundamental para la posterior etapa de la adolescencia y adultez.
tracking