Ser Padres

Remedios naturales contra las picaduras en verano

El verano es la temporada de las picaduras de mosquitos y otros insectos. Os mostramos algunos remedios naturales para tratar estas molestas picaduras y te contamos cuáles son los síntomas de alerta en niños.

En los meses de verano, el campo, la calle, la playa o el parque pasan a ser la casa de los niños y niñas, el lugar en el que pasan más horas y que más disfrutan mientras juegan, corren y saltan. Sin embargo, estos sitios de reunión también son hogar para unos seres tan diminutos como molestos: los insectos.
Los hay de muchos tipos pero sus picaduras tienen una cosa en común: perturban el verano ideal de los niños. Estos, cuando se encuentran con uno cerca se asustan y si encima sienten un picotazo y su piel comienza a tomar un aspecto grande y rojizo, corren hacia mamá y papá con lágrimas en los ojos.
¿Cómo podemos aliviar el dolor de los niños? ¿Y reducir la inflamación? Para que los peques puedan seguir pasándoselo en grande en el medio natural, os traemos una serie de remedios naturales contra las picaduras en verano que producirán un alivio rápido contra el dolor y escozor que provocan.
Si tu hijo aparece con una picadura en el brazo, lo primero que tienes que hacer es dejar que te muestre la zona de origen del dolor. Observa la picadura para comprobar si tienes que retirar un aguijón , por ejemplo.
A continuación, lava el brazo con agua y jabón y estará listo para probar estos remedios caseros.

El calor

El calor provoca un alivio rápido y duradero del dolor por la picadura del insecto. Si calientas una cuchara durante unos pocos segundos en agua hirviendo y la aplicas sobre la picadura a lo largo de dos minutos, el niño notará una mejoría en el dolor.
Es importante que antes de que la apliques sobre la picadura, pruebes la temperatura en el dorso de tu mano para evitar quemaduras.
Existen varios productos en el mercado que cumplen esta función. Se trata de dispositivos electrónicos del tamaño de un bolígrafo que a través del calor alivian los síntomas de las picaduras de mosquitos, avispas, abejas y tábanos. Además, son aparatos que no necesitan productos químicos por lo que están indicados para cualquier edad y también son aptos para mujeres embarazadas, niños pequeños y personas alérgicas a las picaduras de insectos. No obstante. siempre conviene consultar con el médico o el farmacéutico antes de utilizar cualquier producto.

El frío

Un alivio instantáneo aunque poco duradero para tu hijo puede ser el frío, ya que las temperaturas frías reducen la inflamación y también alivian la zona dañada.
Para aplicarlo sobre la piel de tu hijo puedes coger cualquier producto del congelador, como una bolsa de judías verdes o un cubito de hielo y, para evitar quemaduras y otros daños, envolverlo con una toalla o un paño y así, con cuidado, colocarlo sobre la picadura.

Aloe vera

Todos sabemos muy bien que el aloe vera es mano de santo cuando se trata de la piel. Tiene un amplio abanico de posibles usos, desde para contrarrestar las quemaduras hasta para suavizar el dolor por herpes labial, el aloe puede con todo y lo cierto es que también sirve para ayudar a reducir la inflamación de las picaduras de mosquito y aliviar el área infectada.

Miel

La miel es otro agente natural curativo contra las picaduras de los insectos. Aplicar miel en una picadura ayuda no solo a reducir la inflamación sino también a evitar la infección que pudiera producirse.
¿Por qué? Resulta que entre las múltiples propiedades de la miel está su potencial antibacteriano así como hidratante. Es curioso porque el producto del insecto que picó a tu hijo puede ser el que ayude a que se sienta mejor.

La cebolla

Otro remedio quizá no tan conocido es la cebolla. Y para que tu niño se aproveche de sus efectos solo tienes que cortar una cebolla por la mitad y presionarla sobre la picadura.

¿Sabías que...?

  • El vinagre de manzana también es un analgésico natural para las picaduras de insectos, pero es muy importante que no lo apliques sobre picaduras de medusas.
  • La pasta de dientes, dice Farmer’s Almanac, no es un mito. Déjala actuar sobre la picadura hasta que se seque, después retírala.
  • El zumo de limón regula el PH de la piel y reduce la irritación. Exprímelo directamente o aplícalo con un algodón y tu hijo sentirá una mejora instantánea.

¿Cuándo ir al médico?

Si sigues estas recomendaciones debería notar un alivio rápido en el dolor y en el tamaño de la picadura del insecto. En el caso de que esto no ocurra y de que el pinchazo se hinche aún más o se caliente demasiado, tendrás que llevar al niño a su pediatra.
Fíjate bien en estos síntomas de urgencia:
  • Dificultad respiratoria.
  • Hinchazón en los labios, en los párpados o en la garganta.
  • Mareos, sensación de desmayo o desorientación.
  • Latidos del corazón rápidos.
  • Náuseas, calambres o vómitos.
  • Picadura de garrapata o de un insecto desconocido.
  • Si la picadura se encuentra en la boca o la garganta tienes que llevar al peque inmediatamente al médico de urgencias. Durante el trayecto, el niño puede chupar cubitos de hielo para mitigar el hinchazón.

¿Se pueden evitar las picaduras?

Los remedios para paliar los efectos de las picaduras ya los hemos comentado pero, ¿se pueden prevenir?
La respuesta es sí. Además de los numerosos repelentes y soluciones para los mosquitos que están disponibles en el mercado, también podemos recurrir a un mapa de mosquitos en caso de que queramos salir de vacaciones. Gracias a este mapa es posible descubrir si en nuestro destino abundan los mosquitos o es temporada baja de estos insectos.
Se trata del nuevo mapa localizador de mosquitos de Relec, al que podrás acceder a través de este link. Ofrece la posibilidad de conocer el riesgo de incidencia de mosquitos por población con una indicación de cinco niveles de riesgo.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking