Ser Padres

Violeta Mangriñán y Fabbio Colloricchio ya son papás

Violeta Mangriñán y Fabbio Colloricchio acaban de dar la bienvenida a su hija Gala y ya lo han anunciado en redes sociales. Aquí todo lo que sabemos del parto.

Convertirse en madre y en padre es, con el permiso de otras experiencias, la cosa más fuerte y más bonita que les puede pasar a una mujer y a un hombre en su vida. Algo que la influencer Violeta Mangriñán y su pareja, Fabbio Colloricchio, ya están experimentando en sus propias carnes.
Fuente: @violeta Vía Instagram

violeta mangriñanFuente: @violeta Vía Instagram

Después de que hace cinco meses anunciase su embarazo y de haber vivido con ella toda su experiencia a través de sus redes sociales, la pareja ha anunciado que su hija Gala llegó al mundo ayer, 31 de julio, por la noche y que todo ha ido de maravilla.

“El parto ha ido perfecto”

La influencer ha sido la encargada de dar la gran noticia a través de su perfil de Instagram, donde también ha querido explicar de manera rápida unos cuantos detalles más sobre un parto natural que, de acuerdo a sus palabras, “no ha podido ser mejor”.
Además de compartir un post con algunas instantáneas de los momentos previos y posteriores al momento del nacimiento, también ha escrito algunas historias con todos los detalles.
“El sábado por la noche fisuré la bolsa, pero mi ginecóloga me dijo que me mantuviese en reposo durante la noche y acudiera a primera hora al hospital”, cuenta Violeta. Y así fue, aunque, de acuerdo a sus palabras, ni ella ni su pareja Fabbio pudieron pegar ojo en toda la noche.
Tras llegar al hospital, la influencer cuenta que comenzó con contracciones insoportables a las dos de la tarde, dilató 10 cm (recordemos que es la dilatación óptima para comenzar el expulsivo) a las siete de la tarde y un poquito más tarde, antes de las 10, Gala ya había llegado al mundo, tras solo 30 minutos de expulsivo.
Si bien, también ha comentado el único problema que tuvo antes de dar a luz: uno de los efectos secundarios más frecuentes de la epidural. “Tuve temblores y me subió la fiebre, pero en cuanto me pusieron la medicación se me pasó”, ha contado.

Parto hacia el lado derecho: ¿ventajas?

“De hecho, di a luz tumbada de lado hacia la derecha. Muy cómoda”, ha expresado Violeta en sus historias.
También llamada SIMS, esta postura no es una de las más conocidas pero, a diferencia de la postura tradicional boca arriba, presenta algunas ventajas. Consiste en tumbarse de lado, con la rodilla y el muslo flexionado y levantado y, una vez así, la parturienta varía el grado de flexión de la cadera contraria al lado de apoyo.
Como decimos, puede no parece la más cómoda pero, entre otros, es una de las mejores posturas para evitar la episiotomía, ya que es una de las que más protege el periné, por el nivel de relajación al que lo somete y, por tanto, presenta menos tasa de desgarros. Además, las contracciones, si bien son más intensas, suelen ser más eficaces y consigue que el bebé nazca antes.
De hecho, a Violeta Mangriñán parece que las ventajas de esta postura le han beneficiado: tal y como ella misma ha explicado no ha necesitado ningún punto y no ha tenido ningún desgarro vaginal. Posiblemente, a la postura haya que sumar los beneficios de los masajes perineales que ha estado tomando unas semanas antes del momento de dar a luz.
Por último, en los detalles también ha comentado que la lactancia materna la ha iniciado con éxito, tal y como quería, pero que, de acuerdo con el equipo médico, parece que de momento el calostro no suple las necesidades nutritivas de su bebé y que han tenido que darle dos biberones de leche artificial durante la noche.
En las historias, la influencer ha querido compartir la primera fotografía del rostro de su pequeña recién nacida, aunque ha afirmado que la presentará “oficialmente” en unos días.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking