Ser Padres

Accidentes infantiles en el hogar: los 5 más frecuentes

Los niños son curiosos por naturaleza y, por eso, como en casa van a pasar mucho tiempo descubriendo el mundo durante sus primeros días de vida, es fundamental que sea un entorno seguro para evitar accidentes infantiles nada deseados. ¿Quieres saber cuáles son los más frecuentes y cómo evitarlos?

Desgraciadamente, los accidentes infantiles se posicionan en España como la tercera causa de mortalidad entre los menores de 15 años. Y es que, está claro que como niños que son, la curiosidad es una cualidad innata en ellos. Pero, del mismo modo que es algo fundamental en su desarrollo, es también una de las principales razones por las que se producen algunos incidentes que pueden llevar a terribles tragedias.
Los niños y, especialmente los más pequeños en sus primeros años de vida, van a pasar bastantes horas en dos entornos principales: su casa y su guardería o colegio. ¿Qué ocurre? Que lógicamente suponen los ambientes de mayor riesgo dado el tiempo que pasan en estos lugares.
Por este motivo, es de suma importancia que los padres, cuidadores o toda persona a cargo de los niños, sean conscientes de los posibles riesgos existentes. Tanto unos como otros están obligados a ofrecerles un entorno seguro y educarles para que conozcan dónde están los peligros y las situaciones de riesgo que pueden vivir.
Y es que, de hecho, es de vital trascendencia que sepan identificar el posible peligro ya que, como punto a favor, la mayoría de estos sucesos pueden ser prevenibles. Algunos de los más frecuentes son las caídas, las heridas, las quemaduras, las intoxicaciones y las asfixias por atragantamientos. Veamos algunos consejos de prevención:

Para prevenir caídas

  • Comprar cunas que cuenten con barrotes altos y próximos entre ellos.
  • No dejar objetos dentro de la cuna (como juguetes, almohadas, peluches) que el niño pueda utilizar como escalón.
  • Instalar barras de seguridad en la cama cuando empiece a dormir en una individual.
  • Fijarse en los posibles obstáculos (como cables, alfombras) que pueda haber en el suelo de la casa. 
  • Tener sumo cuidado con los anclajes de sujeción de la sillita de paseo o de la trona.
  • La bañera debe ser antideslizante o en caso contrario, utilizar almohadillas con adhesivo para evitar el deslizamiento.
  • Poner atención en la humedad del suelo cuando está recién fregado.
  • Instalar barandillas si la casa tiene escaleras. 

Para evitar heridas

  • Vigilar que el niño no pueda tener a su alcance utensilios cortantes como cubiertos, tijeras, botellas de cristal...
  • Colocar protectores de goma en objetos o muebles puntiagudos.
  • Asegurarse de que no juega con electrodomésticos: que no intente abrir lavadoras o secadoras durante su uso o que no coja herramientas como batidoras, picadoras, ventiladores... 

Para evitar quemaduras

Fuente: iStock

quemaduraFuente: iStock

  • Cerciorarse de la temperatura del agua antes del baño del niño. 
  • Recoger mecheros o cerillas en lugares a los que no tengan fácil acceso.
  • Mantenerlos alejados de fuentes de calor como chimeneas, estufas o radiadores. Así como cualquier líquido u objeto caliente. Si los padres fuman, lo recomendable es no fumar en su presencia y, por supuesto, vigilar las colillas.
  • Comprobar la temperatura de la comida que vaya a tomar, en caso de que la hayamos calentado de más.
  • Mantener al pequeño lejos del horno de la cocina si está en funcionamiento, de planchas, de ollas, cazos y sartenes que se están utilizando para cocinar (poner los mangos mirando hacia el interior de la encimera) y de los enchufes de toda la casa. 

Para prevenir el peligro de asfixia o ahogo por atragantamiento

  • Introducir la dieta sólida solo cuando lo aconseje el médico.
  • No introducirle alimentos si se está riendo, llorando o corriendo. Es recomendable que los trozos de comida sean pequeños.
  • Evitar alimentos potencialmente arriesgados como frutos secos, aceitunas, caramelos... Y educar al niño para que mastique despacio.
  • No tener actitudes que pueden suponer un riesgo si los niños las imitan: sujetar objetos como alfileres o clavos con la boca, por ejemplo.
  • Mantener lejos objetos como bolsas de plástico, cadenas, lazos, cuerdas... Además de comprar juguetes que estén homologados y que sean apropiados a su edad (pueden contener piezas pequeñas bastante peligrosas). 

Para eludir intoxicaciones

Fuente: iStock

productosFuente: iStock

  • Obviamente, colocar cualquier tipo de producto tóxico fuera de su alcance, tales como insecticidas, productos de limpieza, abonos, medicinas...
  • Comentarle el peligro que puede tener manipular estos objetos y hablarle de que los  medicamentos solo deben suministrarlos los adultos.
  • Guardar tales productos bien cerrados y con su embalaje original (este puede contener datos útiles en caso de emergencia). El teléfono del Instituto Nacional de Toxicología es 91 562 04 20 y el de emergencias (112).

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking