Ser Padres

Conmoción en EEUU: una madre pide a la policía que ayude a su hijo autista y los agentes disparan al menor

Las crisis nerviosas en personas con autismo son frecuentes y, en ocasiones, difíciles de controlar. Esto fue lo que le sucedió a un adolescente estadounidense de 13 años, que recibió varios tiros por parte de la policía.

Increíble, pero cierto. La historia ha dado la vuelta al mundo entre la conmoción y la rabia. Golda Barton es la madre de Linden Cameron, un adolescente estadounidense de 13 años que padece síndrome de Asperger, un trastorno del desarrollo que forma parte de los considerados dentro del espectro autista. El pasado 4 de septiembre, Barton tuvo que llamar a emergencias para pedir ayuda a la policía de Salt Lake City (Utah), la ciudad en la que residen, ante una crisis nerviosa del menor. La intención de la mujer era recibir ayuda para poder tranquilizarlo y poder llevarlo al hospital para su ingreso.
Cuando el agente se personó en el domicilio, lo último que esperaba la angustiada madre era que la intervención terminara con su hijo siendo tiroteado.

Crisis nerviosas y ansiedad cuando ella se ausentaba

Según el relato que la madre ha dado a varios medios locales, su hijo sufre crisis de ansiedad en algunas ocasiones cuando ella se ausenta, motivo por el que llamó a la policía para tratar de que ayudaran a controlar la situación. Según recoge una entrevista que la madre concedió a la cadena KUTV cuando ella llamó a la policía pensaba que intervendrían utilizando la menor fuerza posible, sobre todo porque les había avisado de que era solo un niño y no iba armado: "Está desarmado. No tiene nada. Simplemente se enfada y comienza a gritar y a gritar", dijo. "Es un niño. Está tratando de llamar la atención. No sabe cómo regular".
La mujer ha comentado a medios americanos que todo sucedió cuando la policía llegó a la casa y a ella le pidieron que saliera fuera. Desde el exterior, según cuenta, pudo escuchar como los agentes pedían a su hijo que se pusiera en el suelo y después oyó los disparos. El adolescente sufre graves heridas en el intestino, la vejiga, los hombros y los tobillos.
La policía argumentó en su defensa que sospechaban que el joven iba armado. Sin embargo, la mujer ha lamentado en sus declaraciones que si tenían esa sospecha podían haber actuado de otra manera: “¿Por qué no usaron una pistola taser? ¿o una pelota de goma?" pregunta, “Es solo un crío”.
El caso está siendo investigado y la alcaldesa de Salt Lake City, Erin Mendenhall, ha declarado mediante un comunicado al periódico local que: "Independientemente de las circunstancias, lo que sucedió el viernes por la noche es una tragedia, y espero que esta investigación se maneje de manera rápida y transparente por el bien de todos los involucrados".
La noticia ha provocado gran conmoción en Estados Unidos, donde el trato policial que reciben las enfermedades mentales ya ha dado que hablar en más de una ocasión por trágicos incidentes y ha corrido como la pólvora en todo el mundo. La brutalidad de la intervención policial en este caso ha provocado una oleada de indignación.

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

tracking