Ser Padres

Escenas de películas infantiles traumáticas para los niños

A veces el cine infantil puede ser demasiado cruel para los peques. Y eso es algo que todos hemos vivido en nuestras carnes. Por eso, repasamos las escenas más traumáticas de las pelis que todos conocemos y cómo podemos actuar si nuestro hijo nos pregunta qué está pasando.

El cine o séptimo arte sirve para todo: para entretener, para educar, para pasar un rato agradable en familia, para mantener ocupados a los peques mientras no podemos estar jugando con ellos e, incluso, como motor del aprendizaje dentro del aula.
Lo cierto es que reporta muchísimos beneficios en la edad infantil y, entre ellos, uno destacado: es capaz de transmitir un montón de aprendizajes a los niños casi sin que se den cuenta. Así, a través del Rey León o de Coco, por ejemplo, pueden aprender a valorar a su familia, mientras que serán capaces de entender que son capaces de cualquier cosa que se propongan si visualizan Bambi o Frozen.
Pero, además de ser un vehículo perfecto para transmitir y enseñar emociones de manera sana y entretenida, el cine a veces puede llegar a ser traumático para ellos. Existen películas que, por su edad, es mejor que no vean (y esto nos lo indican, precisamente, las recomendaciones que vienen implícitas en las películas). Entre ellas, por ejemplo, las de terror, que puede causarles miedos difíciles de reparar.
Aunque las películas infantiles normalmente están adaptadas a una franja de edad concreta y suelen tener mucho cuidado con los detalles, existen algunas que guardan escenas que pueden provocar algún temor o sensación desagradable en los más pequeños. Si nos encontramos ante algo así y sentimos que les ha afectado alguna escena lo mejor, según el equipo de terapia familiar de Ifeel (plataforma de psicólogos online), es que nos sentemos a su lado y les expliquemos qué está pasando sin ocultarles nada. Además, aconsejan que no hagamos positivo aquello que, a simple vista, no lo es porque eso puede llevarles a confundirlo cuando se encuentren en una situación similar.
Para poner a todas las familias en sobre aviso, desde Ser Padres hemos hecho un repaso por el cine infantil que todos conocemos en busca de ejemplos de escenas que pueden ser traumáticas para los más pequeños. No significa que prohibamos a nuestros peques que vean estas películas, se trata de que identifiquemos las escenas y no nos llevemos una sorpresa si después se sienten un poco inestables:

Frozen II: Olaf se derrite

Es una de las películas más recientes de la selección y, quizás, muchos ni siquiera la habréis visto todavía. Así que no sigáis leyendo si es así.En Frozen II el archiconocido muñeco de nieve Olaf se derrite poco a poco en los propios brazos de Ana. Y es que, su vida está condicionada a la magia de Elsa y de su mundo de hielo.Ante esto, los niños pueden sentir temor o impotencia y pueden, incluso, estar cabreados. Así que, no está de más que los padres los informemos de que la muerte es un proceso natural y les expliquemos que pueden sentirse así, aunque habrán de aceptarlo.

Bambi: su madre muere

Esta es una de las escenas traumáticas de la generación de los 80 y los 90. Además de las condiciones en las que se produce la muerte de su madre (recordemos que la matan unos cazadores), la soledadque envuelve al pequeño cervatillo después de este suceso puede provocar angustia en los niños.¿Cómo podemos actuar? En primer lugar, tranquilizándolos y, en segundo lugar, haciéndoles ver que nadie les va a abandonar.

El Rey León: la muerte de Mufasa

Más allá de la muerte de Mufasa en sí (que creó un ‘trauma’ a la generación de los 80 y los 90), esta escena también puede ser algo desagradable por la culpabilidad de Simba, la cual se alarga a lo largo de toda la película.Tal y como afirman los psicólogos de Ifeel, los niños pueden darse de bruces con la realidad al descubrir que los padres no son eternos y, además, pueden cargar con una responsabilidad que no les corresponde: intentar que no les pase nada malo. Ante esto, lo mejor es explicar la muerte de forma natural.

Buscando a Nemo: ¿dónde está su mamá?

Recordemos que a la madre de Nemo se la comió una barracuda, que también acaparó a todos los huevos que estaba incubando. Solo dejó uno: Nemo, que nació con una discapacidad.¿Qué pueden sentir? Un ataque inesperado que tiene como consecuencia muerte y consecuencias físicas para otras personas pueden hacer sentir ansiedad a los peques.

Coco: prohibido olvidar

La película de Coco, un largometraje que tiene como primera instancia normalizar la muerte, dice que si no quieres ser olvidado, te tienen que recordar para toda la eternidad. La pregunta de muchos niños: ¿Mamá, papá, esto es verdad? ¿Qué pasa si me olvido de alguien cuando ya no esté?Puede provocar estados de ansiedad y responsabilidades, ante los cuales deberemos actuar con normalidad explicándoles que la muerte es un proceso natural y que lo que dice la película no es así.

Charlie y la Fábrica de Chocolate: las ardillas mutantes

¿Quién ha olvidado la maravillosa escena en la que la niña que gana el pase para visitar la fábrica es atrapada y devorada por unas cuantas ardillas mutantes que la persiguen hasta hacerse con ella?Una escena desagradable para niños que no tengan un nivel de entendimiento que les permite razonar que esto es imposible que pase en la vida real.Pueden crear rechazo a estos animales y coger temor y miedo a ir a lugares donde se los puedan encontrar. ¿Ante ello? Normalidad y explicaciones razonables.

Dumbo: los elefantes rosas

Si hablamos del clásico de Disney, es una película con un montón de escenas y tramas algo traumáticas. Empezamos por el maltrato animal al que someten al pequeño elefante, seguimos por la separación de su madre, por la visita que la hace una vez que está presa y la soledad y tristeza que envuelve al momento; y acabamos por una de las escenas más traumáticas para la redactora de este artículo: el momento en el que drogan a Dumbo y empieza a ver alucinaciones: pompas de jabón convertidas en elefantes gigantes color rosa con fondo negro que bailan y tocan instrumentos. Todo un poco caótico.

Blancanieves: el bosque oscuro y la manzana envenenada

El momento en el que Blancanieves intenta escapar del cazador que quiere atraparla, matarla y sacarle el corazón es un poco caótico también. Corre a través de un bosque oscuro, lleno de obstáculos mientras el espectador teme por su vida.Y luego, la manzana envenenada de la madrastra.¿Qué puede provocar esto? Que los niños cojan temor a comer por miedo a que su comida esté envenenada (ante esto es importante que no les obliguemos a comer y darle ejemplo con nuestros actos). Además, la escena del bosque puede producirlos resquemor a querer ir al campo.

Pinocho se convierte en burro

En un momento de la película de Pinocho el muñeco comienza a sufrir una transformación un poco caótica: acaba convertido en burro, igual que todos los niños que han ido a la Isla de los Juegos. Después, son reclutados para un circo.

Toy Story 3: Andy vende sus juguetes

En la tercera parte de Toy Story Andy se enfrenta a uno de los momentos más duros de su adolescencia: regalar todos sus juguetes. ¿Qué puede provocar esto en los niños? Ya os hemos hablado en algunas ocasiones del objeto de consuelo: un artículo que casi siempre suele ser un juguete o una mantita, y que sirve a los peques para despegarse de su mamá a medida que crecen y van tomando autonomía.Esta escena puede provocar en ellos enfrentarse a la realidad de que, algún día, tendrán que separarse de su objeto de consuelo y puede que no estén preparados emocionalmente para darse cuenta de ello. Por eso, lo mejor es que les tranquilicemos y les expliquemos que es algo que pasará en algún momento, pero que todavía queda tiempo para ello. Siempre desde el respeto y el entendimiento.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking