Ser Padres

Investigan a Instagram por su uso de datos de menores de edad

La Comisión de Protección de Datos de Irlanda se plantea si es apropiado que la app muestre los datos de contacto de los niños y niñas que eligen cambiar la configuración de su cuenta a comercial. Además, te damos algunos consejos para proteger a los menores de los riesgos de Instagram.

El Comisionado de Protección de Datos de Irlanda está investigando a Instagram, una de las redes sociales más usadas en la actualidad, en relación al tratamiento que hace de los datos personales de los menores de edad que pertenecen a la Unión Europea. El objetivo es averiguar si la plataforma viola las leyes comunitarias que protegen la privacidad de los usuarios.
El regulador irlandés, bajo el marco del Reglamento General de Protección de Datos, es el encargado de llevar a cabo este tipo de investigaciones e imponer las multas correspondientes porque gran parte de los gigantes tecnológicos tienen ubicada su sede europea en Irlanda.
El origen de la investigación está en la denuncia de un científico de datos estadounidense, David Stier, que ha asegurado que al menos 60 millones de usuarios menores de 18 años han cambiado su cuenta personal de Instagram a una de negocios. Esto puede provocar que la información de contacto de los menores haya sido expuesta públicamente.
Las cuentas empresariales de la plataforma requerían que los usuarios hicieran públicas las formas de contacto, como su número de teléfono o su dirección de correo electrónico. A raíz de las averiguaciones de Stier, Instagram ha cambiado la configuración de la información de contacto de los perfiles y ha añadido la opción de no incluir esta información en las cuentas empresariales.
Actualmente, son dos las investigaciones en curso: una de ellas se centrará en el diseño de la configuración de la cuenta de la red social para ver si promueve la privacidad de los usuarios, sobre todo la de los menores de edad. Por su parte, la segunda investigación analizará la función de las cuentas comerciales y si es lícito que estas muestren datos de contacto de los niños y niñas.
Por el momento, cualquier usuario de Instagram puede cambiar su cuenta personal a una comercial y que además permite ver estadísticas que han suscitado interés entre el público más joven, directamente relacionadas con la popularidad de sus fotos y vídeos. Una vez que hacen este pequeño cambio de configuración, los datos de contacto personales de los usuarios, así como las imágenes y todo aquello que decidan compartir, se muestra públicamente en el perfil y cualquier persona puede contactar con ellos.
En el caso en que la resolución muestre que Instagram ha infringido las leyes de privacidad, la DPC podría multar a Facebook con hasta el 4% de sus ingresos anuales. Por lo tanto, la multa podría llegar a los 5.700 millones de dólares.

Consejos para proteger a los menores de los riesgos de Instagram

Si queremos proteger a nuestros hijos e hijas de los riesgos de Instagram y en general, de las redes sociales, lo primero es hablarles de la importancia de la privacidad y animarles a que se creen perfiles con configuración privada. Y es que para mantenerles seguros en la red, es esencial controlar lo que ven las personas que pueden acceder a nuestro perfil.
Con un perfil privado, el niño o el adolescente, tiene el poder de denegar el acceso a los desconocidos que soliciten el acceso a su cuenta.
Cuando se trata de los niños y niñas más pequeños, también es importante mantener cierto control sobre el contenido que publican en su cuenta. Los padres deben mantener una comunicación abierta y cercana con sus hijos respecto al uso seguro de las redes sociales y sobre los riesgos de un mal uso de estas plataformas.
Por otro lado, los menores tienen que saber que necesitan desactivar la geolocalización para que estén más seguros en Instagram.
Las nuevas generaciones están acostumbradas a publicar contenido en redes sociales con detalles demasiado personales. Por ejemplo, el equipo donde juegan al fútbol, la heladería que frecuentan con sus amigos, detalles de su vivienda que pueden hacer que un extraño la reconozca, etcétera. Por eso, sin miedo pero con precaución, tenemos que hacer ver a los más pequeños que no todas las personas que visitan nuestro perfil tienen buenas intenciones y que es mejor que no les facilitemos el trabajo a aquellas personas que quieran saber más de nuestras vidas.
El uso responsable está en el control de la información que compartimos y también en el control de la gente que dejamos acceder a nuestra cuenta. Seamos responsables y enseñémosles a serlo a ellos para reducir al máximo el peligro de las redes sociales.

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

tracking