Ser Padres

¿Cómo proteger los ojos de los niños de las intoxicaciones con el gel hidroalcohólico?

Las intoxicaciones con gel hidroalcohólico han aumentado un 900% desde que empezó la pandemia. De todos los colectivos, los niños son los más vulnerables a sufrirlas y, en particular, sus ojos. Pero, ¿por qué? Te contamos cómo puedes proteger sus ojos de estas intoxicaciones.

Hace apenas unas semanas os hablábamos de un nuevo estudio que había puesto de manifiesto que las intoxicaciones con gel hidroalcohólico habían aumentado un 900% desde que comenzó la pandemia.
Y no es de extrañar: estamos hablando de uno de nuestros compañeros inseparables desde que el virus llegó a nuestras vidas. Si a eso sumamos la importancia de aplicárselo a los pequeños cada vez que tocan algo desconocido y su profunda curiosidad y placer de llevarse continuamente las manos a la boca y los ojos, el resultado está servido.
Y precisamente son estos últimos los más sensibles para ellos. Ya te explicamos aquí los peligros de que los niños ingiriesen gel hidroalcohólico pero, ¿te has parado a pensar alguna vez qué pasaría si penetrase en sus ojos?
Aunque, fisionómicamente, los ojos de los niños nos tienen grandes diferencias con los de los adultos en términos de sensibilidad, es cierto que hay que tener más cuidado con ellos.
Nuestros ojos tienen tejidos muy sensibles a cualquier típico de químico y el alcohol que contienen estos tipos de geles sería uno de ellos. De esta manera, el alcohol es capaz de penetrar rápidamente en los tejidos oculares, provocando heridas profundas en la córnea, un órgano que no tiene capacidad de regeneración por sí mismo. Esto podría provocar en ella cicatrices permanentes que afectarían a nuestra visión para toda la vida.
Los adultos tenemos la capacidad de valorar este riesgo por nosotros mismos, pero los niños, en muchas ocasiones no están preparados para ello.
De hecho, si ya de por sí tienen tendencia a tocarse la cara y los ojos con frecuencia, ahora se ha visto aumentada. ¿Por qué? Pues porque los vapores de la mascarilla pueden ocasionarles molestias que hagan que sea más frecuente aún.

¿Cómo evitar irritaciones por culpa del gel en niños?

Como decimos, el propio residuo que el hidrogel deja en nuestras manos podría ser más que suficiente para irritar la vista de nuestros peques. ¿Lo mejor para evitarlo? Escoger otros productos de venta en el mercado que no llevan concentraciones de alcohol. O bien, llevar siempre encima una pastilla o un bote de jabón líquido para que puedan hacerse un lavado de manos en cualquier fuente o, incluso, con ayuda de una botella de agua.
En caso de tener que optar por el gel, deberíamos suministrárselo siempre nosotros, y asegurarnos de que se frotan las manos bien hasta su completa absorción. Igualmente, convendría no dejarlo a su alcance para evitar que les dé por jugar con ello y, como comentamos, sustituirlo siempre que sea posible por un buen lavado de manos.

¿Qué hacer si vemos sus ojos irritados?

En caso de contacto con los ojos es muy importante que los lavemos rápidamente con abundante suero fisiológico o con una solución hialurónica. Si no tenemos, mejor lavarlo solo con agua.
Si observamos que el dolor de ojos persiste, pese al lavado, deberíamos acudir con el pequeño a un centro médico lo antes posible para que le evaluasen los posibles daños en la córnea.
Artículo elaborado con el asesoramiento de Gloria Martín González, optometrista en Valetin Ópticos, perteneciente a la red de ópticos independientes de CECOP

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking