Ser Padres

Los errores que no debemos cometer al comprar un juguete

No pensar en la edad, buscar solo lo económico, comprar compulsivamente...Estos son algunos errores que no debemos cometer a la hora de comprar juguetes para los niños. Hablamos de por qué no debemos caer en ellos y cómo evitarlos.

Cuando pensamos en hacer un regalo a un niño, ya sea por su cumpleaños, por Navidad o en cualquier otra ocasión, siempre hay aspectos que debemos tener en cuenta, pero no siempre lo hacemos.
Hay errores muy frecuentes a la hora de comprar juguetes a los niños y aprender a no cometerlos ayudará a fomentar un juego más saludable y responsable por parte de nuestros hijos. En primer lugar, hay que hablar sobre la cantidad de regalos que hacemos: esto es especialmente alarmante en Navidad. Debemos tener en cuenta que abrumar a los niños de regalos solo consigue que no valoren lo que tienen, que no sepan por qué decidirse y que las cosas les hagan menos ilusión. Debemos tener una idea muy clara: cuantos más juguetes, menos ilusión.
Existe la llamada regla de los cuatro regalos avalada por muchos expertos y que ayuda a hacer regalos de mayor calidad. Concretamente, esta regla se basa en hacer un máximo de cuatro regalos entre los que uno sea algo que necesita, otro algo que desea, un cuento y algo que les sirva para llevar puesto.
Otro error muy repetido a la hora de comprar juguetes para los niños es no pensar en la edad que tienen y hacer caso omiso de las recomendaciones de edad que todo juguete suelen llevar indicadas. Esto no solo puede ser peligroso, además nos puede llevar a hacer un regalo para el que el niño todavía no esté preparado o, por el contrario, con el que se aburra porque ya no estimule su desarrollo.
También hay mucha gente que comete la equivocación de no pensar en cómo es el niño o niña al que va destinado el juguete: se debe tener en cuenta su forma de ser, sus gustos, su desarrollo madurativo y sus necesidades y no pensar en qué nos hubiera gustado a nosotros tener a su edad. Cada niño es diferente y tiene su propia personalidad y sus ritmos.
Otra equivocación: pensar que siempre el juguete más caro es el mejor. Hay que buscar que sean juguetes elaborados con materiales de buena calidad y que no resulten nocivos, pero eso no significa que tenga que ser el más caro del mercado. ¡Divertirse y jugar puede ser muy económico!
A continuación repasamos algunos de los errores más cometidos al comprar un juguete:
tracking