Ser Padres

Cuentos de brujas que no dan miedo

En la literatura infantil siempre hay alternativas para que los niños vean que no todo es como cuentan la mayoría de las historias de ficción: hay lobos, monstruos, piratas y también brujas que no tienen por qué generar rechazo.

El relato popular, ese que va pasando boca boca de generación en generación, y los cuentos clásicos, tienen muchísimas cosas buenas. La cultura es lo que es gracias a ello en buena medida, pero también hay algunos peajes que han pagado, sobre todo, determinados personajes a los que se ha cargado el sanbenito de que tienen que ser malos por naturaleza, hasta el punto que los niños así lo creen desde los primeros cuentos que les leen en casa. Pasa con los lobos, con los fantasmas, con los monstruos, con los piratas, con los dragones, y también con las brujas, nuestras protagonistas en este texto.
Perseguidas en la Edad Media, la imagen de bruja que todos tenemos en la cabeza de ellas está creada en base a cómo las ha dibujado la ficción, tanto literaria como audiovisual. Nariz larga, verrugas, rostros arrugados, pelo largo y canoso, ropa negra con largo sombrero de pico y sus inseparables escoba voladora y gato negro a su lado mientras viajan haciendo el mal.
Pero, afortunadamente, el universo de la literatura infantil es tan extenso que siempre se puede encontrar la cara b de todos los estereotipos. Y es muy saludable transmitirles historias en las que sus personajes asuman roles muy distintos, para que entiendan que no todo tiene por qué ser una manera determinada ni que generen prejuicios asociados a la imagen de una persona para asegurar cómo es sin saber nada más de ella.
Esto parece poco trascendente con la ficción porque al fin y al cabo son historias de cuento, pero la lectura es una herramienta muy potente para trabajar con los peques en una etapa en la que están moldeando su personalidad y su primera visión del mundo, de ahí que tenga un impacto mucho más destacado de lo que parece en ellos.
Además, les va a generar muchísima sorpresa saber que en la literatura infantil también hay lobos buenos, como el La ovejita que vino a cenar, monstruos como El monstruo rosa, dragones como el de La princesa rebelde, o brujas como las que protagonizan los diez libros que te recomendamos a continuación en una selección de cuentos de brujas que no dan miedo.
tracking