Ser Padres

Los mejores juegos de ciencia para niños según la edad

Los hay aptos para peques de cuatro años en adelante, por lo que cuanto antes se relacionen con la ciencia a través del juego, antes dejarán a un lado los prejuicios que muchos adultos les transmitimos sobre las disciplinas científicas.

Ciencia es un concepto que genera sensaciones encontradas entre los adultos, que muchas veces somos los que creamos esos prejuicios en los niños ante asignaturas como las matemáticas, la física o la química, por ejemplo. Las asociamos con dificultad alta, y ese mensaje cala en los críos a medida que crecen, y dejan de ver la ciencia como un juego para verla como algo parecido a un ogro al que evitar. Sin embargo, esto se puede evitar familiarizándoles desde pequeños con ella a través del juego
La ciencia es divertida y es conocimiento. Ambas cosas son compatibles, sobre todo en la infancia, y más con todos los juegos específicos que se diseñan y fabrican para los niños. Es más, hay tantos que un niño puede estar en contacto con disciplinas científicas desde sus primeros años de vida hasta la adolescencia a través del juego, no solo en el colegio.
Hay juegos a partir de los tres años, y todos ellos comparten la filosofía de la educación conocida como STEM Science, Technology, Engineering & Mathematics, que tiene como objetivo hacer de lo ordinario algo extraordinario y consigue que los niños sean constructores de su propio conocimiento.
A través del juego y, por ende, de la diversión, se puede ayudar a construir una imagen amable y positiva de la ciencia en general y de sus áreas en particular. En primer lugar, porque no hay mejor forma que el juego para despertar la curiosidad y la motivación en los más pequeños, y en segundo lugar, porque cuanto antes le pierdan el miedo, antes verán todo lo positivo de la ciencia y su aprendizaje.
Como decíamos anteriormente, hay muchísimas opciones de juegos científicos en el mercado. Entre las muchas opciones, nos hemos quedado con una pequeña muestra de seis títulos aptos para distintas edades que son opciones fantásticas para despertar el gusanillo de la ciencia en los pequeños de la casa.
Los que son para tres y cuatro años, son la mejor iniciación posible para que se familiaricen con los conceptos científicos, y a medida que crecen, los juegos tienen dinámicas más complejas que ponen a prueba la capacidad creativa y de resolución de problemas en los niños.
tracking