Ser Padres

Champús sólidos que debería probar toda la familia

Alternativa más sostenible que los champús líquidos tradicionales, se parecen a las pastillas de jabón de manos, por lo que son fáciles de transportar y cunden mucho más ya que no se desperdicia nada de ellos.

No son una novedad reciente en el universo de la higiene los champús sólidos, pero seguramente te suene aún algo lejano el concepto. Esto es porque han estado en la sombra de los champús tradicionales. Sin embargo, algo está cambiando de la mano de la mayor concienciación de la sociedad por la sostenibilidad porque esta manera de lavar nuestro cabello está en auge.
Este tipo de productos, aptos para toda la familia, mayores y pequeños, ofrecen numerosas ventajas, tanto para el cuidado del medioambiente como a nivel práctico. Son champús que limitan el consumo de plástico porque son pastillas similares a las del jabón de manos de toda la vida y sus respectivos envoltorios, son reutilizables como jabonera de la propia pastilla y elaborados en materiales reciclados y reciclables en la mayoría de casos.
Además, suponen un ahorro de agua importante porque “contienen 8 veces menos agua que uno convencional” según explica Begoña Gómez, experta en tratamiento de Yves Rocher, que indica también que el “99% de los ingredientes de estos champús son biodegradables, con el alivio que eso supone para los océanos”.
A esto hay que añadir su facilidad para el transporte, ya sea para salir de viaje -al no ser líquidos, en los aeropuertos no tienes que llevarlo aparte- o para tenerlos a mano en la bolsa de deporte. Y encima, la inmensa mayoría de los que se venden en el mercado son champús muy saludables para el cabello porque están “Libres de sulfatos y siliconas y no dejan sobre el cuero cabelludo residuos que interfieran en la oxigenación del bulbo piloso. Además, están formulados con aceites naturales que miman el cabello en profundidad”, señala Begoña Gómez.
A diferencia de lo que a priori pueda parecer, los champús sólidos no son necesariamente más caros que los champús tradicionales de calidad porque cunden más. Hay que tener en cuenta, a modo de referencia, que una pastilla de champú sólido equivale aproximadamente a dos botes de 300 ml del líquido y, además, no se desperdicia nada de él, cosa que sí ocurre con los champúes líquidos.
Hemos elaborado para que te animes a probarlos en casa una selección de algunos de los mejores champús sólidos que puedes encontrar en el mercado para que podáis dar el salto a la cosmética zero waste toda la familia de una vez por todas.
tracking