Ser Padres

Cinco falsos mitos sobre los coches eléctricos

Desde que aparecieron los primeros coches eléctricos algunas falsas creencias han jugado en su contra en el mercado.

Estamos en plena Semana Europea de la Movilidad, un período en el que conocer qué hay más allá de los coches de combustión. Y aunque, al final, este artículo se centrará en los vehículos eléctricos, no solo nos referimos a la electromovilidad. Hablamos de la movilidad del futuro, del cambio de concepto de propiedad, de la movilidad compartida, de la reducción de emisiones al movernos… Son tantos los nuevos conceptos que es importante conocer hacia dónde va la movilidad del futuro. Por ejemplo, muchos jóvenes ya no ven importante sacarse el carnet de conducir en las ciudades, pues el transporte público o métodos como el transporte compartido, sean coches, bicicletas o hasta patinetes eléctricos, les permite pagar justo por lo que necesitan, evitando impuestos, seguros y costosos mantenimientos.
Obviamente, en los pueblos y las ciudades menos grandes el coche y la propiedad seguirá siendo la norma en el futuro, pero ambos modelos convivirán para hacer de las ciudades lugares más sostenibles, eficientes y descongestionados, optimizando nuestro tiempo, al tiempo que los que provengan de otras localidades y pueblos siguen disfrutando del vehículo para moverse dónde necesiten. Ahí entrará el eléctrico. En solo un año, y pese a la pandemia, las ventas de vehículos eléctricos crecieron en 2020 un 226%. Sigue siendo una parte relativamente pequeña de la cuota de mercado total en España, pero la tendencia solo hará que subir. Si extendemos el foco a los coches alternativos, su cuota de mercado ya se acerca a la de la gasolina, habiendo sobrepasado sobradamente el diésel.
A la movilidad eléctrica se destinarán 13.200 millones de euros de los fondos europeos Next Generation, para permitir que la industria española se electrifique. Pero hay algunos cabos sueltos. Primero, ¿hay suficientes cargadores? En España la respuesta es sencilla y contundente, no. La carencia de una infraestructura de carga adecuada y un precio todavía elevado provocan que los compradores tengan dudas acerca de la movilidad eléctrica. Además, tampoco ayuda la desinformación que lanza falsas afirmaciones como que es complicado instalar un punto de carga en un bloque de pisos o como que es muy fácil atropellar a alguien porque estos coches no hacen ruido. Estos son cinco mitos falsos sobre los eléctricos.

Autor del blog Motor en SerPadres.es

tracking