Ser Padres

24 cuentos y libros para educar las emociones

“Sin emoción no hay aprendizaje”. Seleccionamos libros para padres y cuentos para niños para educar las emociones. Miedo, enfado, tristeza, alegría... ¿cómo enseñarles a expresar y canalizar sus sentimientos? ¿Cómo mostrarles la importancia de algunos valores?

La inteligencia emocional es la habilidad que tenemos para tomar conciencia de nuestras propias emociones o las ajenas y la capacidad para gestionarlas. Es importante que los niños lo aprendan desde pequeños, pero los adultos también tenemos que entender que expresar los sentimientos no es malo, sino que nos ayuda a ser más felices.
Le consultamos a Cristina Gutiérrez Lestón, educadora emocional y directora de La Granja escuela de Santa María de Palautordera nos explica los motivos por los que los niños cada vez tienen más inseguridades: "la sobreprotección, pues cada vez que hacemos nosotros algo que pueden hacer ellos (llevarle la mochila, abrocharle el abrigo, discutir la nota de un examen con su profesor de la ESO, hacerle los deberes para que no se agobie, etc), en realidad le estamos diciendo "ya lo hago yo porque tu no puedes". Y al final el niño se cree que no puede, y eso le provoca inseguridad y falta de confianza en si mismo, lo cual le lleva directamente a la baja autoestima y por supuesto a los miedos que van asociados".
Otro motivo, según Cristina Gutiérrez Lestón, autora del libro Emocuaderno. Educación Emocional en casa: "es el ritmo acelerado en que les hacemos vivir 'corre merieda que tendrias que estar haciendo los deberes', parece que su vida sea una enterna competición. Veo cada dia como esa aceleración les produce ansiedad, de hecho son tantos ya que hemos creado una nueva actividad, el "Laberinto de la anisedad", porque ya que la sienten, al menos que sepan qué es y cómo pueden controlarla".
El fomento de las habilidades relacionadas con la inteligencia emocional puede ser una oportunidad de potenciar algunos de los recursos individuales y sociales, que permitan a los futuros adolescentes afrontar con mayor seguridad y solvencia los retos a los que se van a ver expuestos, como por ejemplo el consumo de alcohol y de drogas, según el informe “la educación emocional en la prevención de las conductas adictivas”, elaborado por Victor Villanueva y Lourdes Alapont, profesores colaboradores de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).
Siguiendo la misma línea, la educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente, que “pretende potenciar las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo humano, con objeto de capacitarle para la vida y con la finalidad de aumentar el crecimiento integral de la persona”.
Practicar una slow life y apoyándonos en libros para padres y cuentos infantiles sobre emociones lograremos niños estables emocionalmente hablando.
tracking