Ser Padres

Juguetes libres de plástico para divertirse y respetar el medio ambiente

Cuidar el medio ambiente y respetar el planeta se ha convertido en una máxima, sobre todo en los últimos meses. Una de las mejores maneras de hacerlo es educando a los pequeños en la sostenibilidad y estos juguetes animan a conseguirlo.

Una investigación denominada PROSAFE y llevada a cabo por el Servicio de Vigilancia del Mercado Europeo concluyó en 2017 que casi el 20% de los juguetes de plástico incumplen la legislación europea de tóxicos. Entre ellos, las muñecas, los juguetes de baño o los inflables son los que tienen más niveles de sustancias tóxicas incluyen.
Además, diferentes organizaciones ecológicas entre las que se encuentra Ecologistas en Acción avisaron en 2018 de la presencia de sustancias tóxicas en algunos productos hechos con plástico reciclado, entre los que también figuran juguetes.
En una época en la que se reivindica el cuidado del planeta y evitar los tóxicos en productos comestibles y de uso diario, es primordial que los niños aprendan respeto por el medio ambiente. Esto dependerá, en gran medida, de lo que se les inculque desde pequeños. Por eso, una buena idea es que Papá Noel o los Reyes Magos les traigan un juguete fabricado con materiales ecológicos y respetuosos con la naturaleza.
Para diferenciarlos del resto de juguetes existen varios certificados que se pueden tener en cuenta. Uno de ellos es ‘Imprim’vert’ o mínimo impacto ambiental: esta etiqueta está asociada a la eliminación de productos químicos en la fabricación de los productos. También existe la etiqueta ‘PEFC’ que se basa en la instauración de una cadena de custodia para realizar un seguimiento de toda la industria forestal y el reciclaje de residuos.
Esta es tan solo una medida de todas las que podemos tomar desde casa para educar a los pequeños en el cuidado del Planeta, algo muy importante teniendo en cuenta el punto de no retorno en el que nos encontramos. Si les explicamos cómo deben reciclar y ahorrar energía, integrarán estas costumbres y valores ecológicos como algo natural para la prosperidad.
Otra buena manera de hacerlo es inculcando el amor por la naturaleza a través del juego: los pequeños aprovecharán este proceso lúdico como mero divertimento y, sin darse cuenta, estarán aprendiendo alternativas valiosas para su futuro.
Aunar todo esto es muy sencillo: elegir juguetes ecológicos y que respeten a la naturaleza en su fabricación. Esta lista, además, incluye algunos que, además de lúdicos, son educativos.
tracking