Ser Padres

Ona Carbonell, embajadora del MX-30, un urbano para toda la familia

La popular deportista olímpica, Ona Carbonell, destaca las cualidades del eléctrico, que ofrece una gran habitabilidad y un buen maletero para el día a día.

Que la electrificación ha llegado para quedarse es un hecho incontestable. La industria del automóvil vira hacia el enchufe, dejando de lado los carburantes tradicionales en un esfuerzo por reducir la contaminación derivada de la movilidad y salvar el planeta que heredarán nuestros hijos. Todas las marcas están trabajando en sus eléctricos y algunas, como Mazda, ya han lanzado sus primeros vehículos que, por primera vez, reniegan de la gasolina o el diésel para funcionar. En el caso de la firma de Hiroshima es el MX-30, un todocamino eléctrico con voluntad urbana, la primera apuesta.
Ahora, Mazda se ha aliado con una de las deportistas más importantes de nuestro país, Ona Carbonell, para seguir promoviendo la movilidad sostenible sin renunciar sus máximas: un diseño con una filosofía estética muy personal y la seguridad en la conducción, sin renunciar a la calidad que siempre ha caracterizado a los vehículos de la compañía japonesa. Mazda encuentra en Carbonell un espejo de los valores que quiere transmitir con el MX-30 y, por eso, la deportista olímpica se ha convertido, de facto, en embajadora del vehículo.

Apuesta sostenible

Mazda

MazdaMazda

Ona Carbonell es una firme luchadora a favor del medioambiente, característica que define también al primer eléctrico de Mazda, que no solo cuenta con un propulsor ‘cero emisiones’, sino que ha sido desarrollado pensando en el planeta. Por su enfoque urbano, Mazda decidió apostar por un conjunto de baterías más pequeñas en comparación con otros vehículos, minimizando así la huella medioambiental derivada del ensamblaje de la batería, sin duda el proceso más contaminante en el caso de los eléctricos. Al mismo tiempo, se abandonan materiales como el cuero pero, sin olvidarse de la calidad, aspecto imprescindible para Mazda, se ha apostado por materiales reciclables como un tejido creado a partir de botellas de plástico, o el cocrho natural.
Ona Carbonell, nadadora sincronizada, también valora mucho el diseño del vehículo, que se basa en la filosofía estética Kodo de Mazda, que lleva trabajando 10 años. Las líneas fluidas, el juego de la luz con las formas del vehículo y la voluntad de crear una unión casi simbiótica entre conductor y máquina son sus pilares. “Conduciendo estamos realizando un movimiento artístico, creas arte cuando conduces y además liberas tu mente, dando rienda suelta a tu creatividad”, dice la nadadora, que encuentra en el MX-30 el equilibrio perfecto entre el placer de conducir y el respeto por sus valores.

El urbano ideal

Mazda

MazdaMazda

Desde 33.000 euros, el Madza MX-30 se convierte al instante en el urbano ideal. Su condición de eléctrico le permite pegar la etiqueta ‘cero emisiones’ de la DGT en su parabrisas, beneficiarse de las múltiples ventajas fiscales de este tipo de vehículos y esquivar las restricciones de las ciudades en días de contaminación. Es también por ser urbano que Mazda optó por una ligera batería de 35,5 kWh de capacidad, suficiente para recorrer 200 kilómetros entre cargas, una distancia superior a la media diaria de los ciudadanos de las grandes ciudades.
Su maletero de 366 litros lo convierte en un coche perfectamente válido para el día a día, capaz de cargar la compra de toda la semana, las mochilas de los niños o el equipaje de toda la familia, mientras su batalla, de 2,65 metros, y la ausencia de elementos mecánicos como el túnel de transmisión, le otorgan una habitabilidad superior, capaz de alojar cómodamente a cinco adultos altos.

Autor del blog Motor en SerPadres.es

tracking