Ser Padres

Los hábitos de higiene imprescindibles que nuestros hijos deben interiorizar

Los niños deben aprender desde que son pequeños algunas rutinas de higiene fundamentales para que mantengan una buena salud. Será beneficioso para ellos en muchos sentidos, por eso debemos inculcárselas para que las vayan aprendiendo poco a poco. Veamos aquí cuáles son los hábitos imprescindibles que deben interiorizar.

Que los niños adquieran una serie de hábitos de higiene es fundamental para su salud, tanto en el presente como en el futuro. Por este motivo, lo mejor que podemos hacer es inculcarles desde que son bien pequeños algunas rutinas que aprendan a seguir a diario. Veamos algunas que son imprescindibles.
Si los niños interiorizan este tipo de hábitos será algo obviamente beneficioso para su salud porque les ayuda a prevenir enfermedades y a estar más fuertes y saludables. Pero no solo eso, también es bueno para sus relaciones interpersonales, e incluso para su desarrollo. Tener unas costumbres les hace ser más organizados, cuidadosos y autoexigentes. Además, en este sentido, también les hace preocuparse por su apariencia personal, lo que les hace mejorar en autonomía, bienestar y disciplina. Descubramos cuáles son los hábitos más importantes para su higiene personal.
Fuente: Pexels

manosFuente: Pexels

Tener unos accesorios propios de aseo
Qué mejor para acostumbrarles a tener unas rutinas si tienen sus propios útiles para asearse. De hecho, tener su propio cepillo y pasta de dientes, su peine, su jabón o sus toallas les hará más llamativa la idea de mantenerse limpios. Asimismo, les hace más responsables con sus cosas.
Lavarse las manos y las uñas
Una práctica esencial para una buena higiene es mantener las manos limpias para evitar cualquier transmisión de enfermedades. Por esta razón es bueno que aprendan a lavarse las manos con agua y jabón y de forma adecuada. Debemos recordarles que deben hacerlo siempre que tengan las manitas sucias, antes de manipular alimentos y comer, si tocan a algún animal y después de haber ido al baño.
Por otro lado, también tienen que acostumbrarse a tener las uñas limpias, así como a aprender a cortárselas.  Esto es porque si están demasiado largas, da pie a que se acumule suciedad y bacterias. Asimismo, tenerlas cortas ayuda a que no desarrollen el hábito de mordérselas. Podemos aprovechar el momento justo después de la ducha, estarán más blanditas y será más fácil cortarlas.
Fuente: Pexels

duchaFuente: Pexels

Ducharse o bañarse regularmente
Para los niños el juego es esencial en sus vidas, y si la hora del baño también lo asocian a un momento divertido no tendrán problema para establecerlo como costumbre. Lo mejor es tomar un baño por la noche y más o menos a la misma hora, esto les ayuda a relajarse y conciliar mejor el sueño.
Mantener el pelo limpio
Aunque no es necesario lavarse el cabello todos los días sí que es importante tenerlo limpio y para ello les podemos enseñar a cepillarse con su propio peine. Cuando vayan aprendiendo a ducharse solos también deberán saber enjabonarlo, aclararlo y secarlo.
Sonarse la nariz
Si los peques sienten que tienen mocos debido a alguna alergia o a algún catarro, hay que enseñarles a sonarse la nariz. Esto les ayudará a desobstruir las fosas nasales y a mejorar su respiración. Recuerda que no deben meterse los dedos en la nariz (más si tienen las manos sucias) y que no deben “absorber”, sino limpiarse con pañuelos.
Fuente: Pexels

dientesFuente: Pexels

Cepillarse los dientes después de las comidas
Un hábito esencial en la higiene de los niños y un caso perfecto para que aprendan a establecer rutinas que les ayudará a prevenir caries, mal aliento y posibles enfermedades. Por eso ya desde los 18 meses de edad es conveniente que los peques tomen contacto con su higiene bucal. Las primeras veces que se cepillen solitos es esencial supervisarles y tener muy en cuenta el cepillado de antes de dormir.
Mantener los oídos limpios
Lo mejor para tener los oídos limpios es aprovechar la hora de la ducha para lavar las orejas con ayuda de la toalla, pasándola por los pliegues y por detrás. Evita que los más pequeños utilicen bastoncillos ni que se introduzcan ningún tipo de objeto en la oreja. Además de tener el riego de introducir más cera hacia el interior del oído, también se pueden producir daños.
Tener una buena higiene después de ir al baño solos
Lógicamente también es muy importante que aprendan a limpiarse bien sus partes íntimas después de haber hecho sus necesidades para evitar infecciones. Por eso es fundamental enseñarles a limpiarse bien con papel higiénico y recordarles que deben lavarse las manos una vez han terminado.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking