Ser Padres

¿Publicas fotos de tus hijos en redes sociales? Ten en cuenta esto

Hoy en día es muy normal navegar por las redes y encontrarse con fotos de niños pequeños. En casos particulares no tiene por qué ser un problema siempre que se respeten ciertas normas como las que vemos aquí para mantener su privacidad a salvo.

En la era tecnológica en la que vivimos es de lo más normal encontrar fotos de menores en las redes sociales. Si bien los padres lo hacen sin malicia para enseñar algunos momentos que pasan con sus peques o simplemente para compartir el amor que les tienen, es muy importante tener en cuenta algunas reglas para que la seguridad de los niños se mantenga ante todo.

Las reglas que deben respetarse en redes

Compartir en nuestros perfiles algún momento con los más pequeños de la casa no tiene por qué ser malo, pero es importante que tengamos en cuenta algunos aspectos como los siguientes:

La configuración de privacidad

Puede sonar algo obvio, pero no hay muchos usuarios en las redes que una vez han creado sus respectivos perfiles, se olvidan de configurar la privacidad de su contenido. Esto es especialmente importante en las cuentas a las que vamos a darles un uso más privado, pues el objetivo es que únicamente los contenidos puedan verlos las personas más cercanas o aquellas a las que les demos permiso.
En este sentido también es importante que recordemos que no deben aceptarse “solicitudes de amistad” de personas desconocidas. Recuerda que estás ofreciendo información de tu vida privada y la de tus hijos.

No compartas fotos de otros niños sin permiso

Ten en cuenta si en la foto que tienes pensado compartir aparecen otros menores de edad. En ese caso, o bien no deberías publicarla, o bien deberías preguntar a sus padres o tutores antes de hacerlo.

Sé empático con los sentimientos de otros

Piensa en la situación de tus amigos y familiares más cercanos; si crees que a una de esas personas le puede resultar doloroso ver algún momento que tenías pensado compartir es mejor que lo hagas por privado. Nos referimos por ejemplo a publicar fotos de alguna fiesta, o quizá alguna imagen que anuncie que estás embarazada (recuerda si alguien cercano a ti está pasando por problemas de fertilidad, por ejemplo).

Pregunta a tu hijo

Cuando un niño tiene 6 años o más, empieza a ser consciente y es capaz de entenderlo, por lo que, al igual que le preguntas que ropa le apetecería llevar, puedes preguntarle si quiere que compartas una foto donde aparece. Esto es beneficioso porque aprende a tomar una decisión con respecto a su privacidad y porque también le enseñas a que él tampoco debe compartir nada sin el consentimiento de otros.

Hay cierto contenido que no debes compartir

Aunque hayas configurado tu privacidad, hay ciertos detalles que de igual manera no deberían traspasar las fronteras del ambiente familiar, estos son algunos ejemplos:
  • Cuando el peque está malito y se encuentra mal. Seguramente no le haga gracia alguna que le hagas una foto si se encuentra bastante enfermo.
  • Cuando está en el baño haciendo sus necesidades. Aunque te parezca un momento tierno para compartir, es probable que al niño no le guste que los demás lo vean así. Debes conservar algunas fotos como recuerdos familiares.
  • Realizando actividades inseguras. Ante todo, procura que tu hijo no haga actividades que supongan un riesgo para su seguridad, y encima de ello, no lo compartas.
  • Los detalles privados como su nombre completo, su dirección, el nombre de su colegio… No deben ser publicados en las redes sociales.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking