Ser Padres

Cómo es el 'Pasaporte COVID' para viajar este verano: toda la información

Tanto los eurodiputados como los distintos estados miembros han acordado establecer un pase sanitario europeo para viajar este verano. Se trataría de un certificado sanitario en formato digital y en papel, disponible desde el 1 de julio.

Desde el comienzo de la vacunación tanto en nuestro país como en el resto de Europa, la cuestión de un “pasaporte sanitario” que ofrezca la posibilidad a los ciudadanos españoles y europeos viajar dentro del territorio de la Unión se ha vuelto, si cabe, cada vez más urgente e importante.
Debido a ello, la Comisión Europea ha propuesto la creación de un documento que ha sido bautizado con el nombre de “Certificado digital COVID europeo”, que ofrecería un enfoque unificado a nivel continental, y que también es conocido con los nombres de pasaporte COVID o simplemente Certificado Digital.
Fue el 17 de marzo de 2021 cuando la Comisión Europea propuso la implementación de un certificado digital COVID con el que facilitar el regreso a la libre circulación en el continente. Finalmente, hace apenas unos días, los representantes del Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo han alcanzado un acuerdo que debería ser votado dentro de apenas una semana, a comienzos de junio, y que entraría en circulación el próximo 1 de julio.

¿Para qué será útil el ‘pasaporte COVID’?

Conocido ahora finalmente con el nombre de certificado digital europeo COVID, se trataría de un documento en el que no solo se integrará información relacionada con la vacunación de los viajeros, sino que amplía el campo de información disponible al incluir PCR o pruebas de antígenos negativos, así como pruebas de curación recientes.
De esta manera, se trata de un certificado que permitirá que los ciudadanos europeos y los nacionales de terceros países que viven en el territorio de la Unión puedan certificar su inmunidad de tres maneras diferentes: demostrando que han sido vacunados, mediante una PCR o prueba de antígeno negativa, o con un certificado médico que indique que se curó de la enfermedad hace menos de seis meses.
Según los especialistas, el certificado europeo digital no integrará directamente el resultado de pruebas serológicas, sino “pruebas de curación”.

¿Cómo se puede obtener?

El ‘pasaporte COVID’ será emitido de manera descentralizada por los organismos autorizados para ello (consulta médica, centros de vacunación o laboratorios, entre otros), en cada Estado miembro.
Según hemos sabido, estará disponible en papel o en formato digital mediante un código QR, el cual permitirá evitar el fraude y, sobre todo, reducir el riesgo de desarrollo del mercado negro en la compra / venta de certificados falsos.
Foto: Istock

Pasaporte COVIDFoto: Istock

Esto significa que cada establecimiento autorizado que entregue los informes de vacunación o los resultados de las pruebas dispondrán de su propia firma digital. A su vez, España (como cualquier otro Estado miembro) recopilará y protegerá estos datos autenticados.
Dado que ninguna empresa de transporte (como las aerolíneas) o las administraciones de los países podrán retener ni conservar esta información, simplemente podrán escanear el código QR del certificado y, con ello, verificar la autenticidad de la prueba de inmunidad o del resultado negativo del test.
En España, por ejemplo, sería previsible que cualquier persona vacunada pueda solicitar este certificado a su médico de cabecera. Aunque también sería entregado por el laboratorio pertinente tras la obtención de un resultado negativo al realizar una prueba PCR o de antígenos.

El riesgo de discriminación es real

Además de la preocupación por la protección de los datos personales, distintos eurodiputados han señalado la cuestión de la igualdad de acceso a la libre circulación y, sobre todo, al propio ‘pasaporte COVID’ para todos los ciudadanos de la Unión, especialmente si tenemos en cuenta que las distintas campañas de vacunación avanzan a diferentes velocidades de un estado a otro, a la vez que las pruebas varían mucho de un país a otro, por lo que el riesgo de discriminación existiría y sería totalmente real.
Por este motivo, la Comisión Europea liberará al menos 100 millones de euros a través de su instrumento de ayuda de emergencia con la que poder permitir que los distintos estados miembros puedan ofrecer pruebas asequibles y accesibles para la práctica totalidad de la población.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking