Ser Padres

Si vas a poner límites a tu hijo, que sea de esta manera

El mundo de los límites, dentro de la crianza, sustenta muchas dudas entre los padres. A menudo no sabemos si lo estamos haciendo bien, si estamos siendo demasiado permisivos o demasiado autoritarios. Te ayudamos a poner límites.

El mundo de la crianza, por suerte, avanza hacia nuevos horizontes en los que padres y madres se implican más en los cuidados y el desarrollo emocional y psicológico de los niños. Pero, esa conocida como ‘crianza consciente’ suscita muchas dudas. Sobre todo porque los padres de hoy pertenecen a una generación en cuya infancia no había tanta conciencia a la hora de educar y, por tanto, es habitual que no tengan las herramientas necesarias para hacerlo.
Porque, tal y como nos contaba el psicólogo infantil Rafa Guerrero en este artículo, el aspecto principal para establecer una relación de apego seguro con nuestro hijo es que nosotros hayamos tenido esa misma relación con nuestros padres. Y, lamentablemente, solo un 30-40% de los adultos actuales han disfrutado de ella en la infancia. Este aspecto es extrapolable a cualquier otra clave de la crianza y la educación, como la del establecimiento de los límites y normas.
¿Significa esto que si no nos han puesto límites sanos en la infancia difícilmente se los sabremos poner a nuestros hijos, a pesar de que tengamos muchas ganas de hacerlo? Algo así. No es tarea imposible, pero sí necesitas de ayuda externa para poder hacerlo correctamente. “Lo mejor es acudir a terapia cuando estamos pensando en conseguir el embarazo, para que el terapeuta nos vaya ayudando poco a poco a conseguir las estrategias que nos permitan conseguir esa relación de apego seguro”, comentaba Rafa. Lo mismo en el caso de los límites y normas.
Por lo tanto, la mejor forma de poner límites sanos a tus hijos pasa, en primer lugar, por ser consciente de que sabes hacerlo. Para averiguarlo puedes hacerte la siguiente pregunta: ‘¿Sé poner límites en otra circunstancias?’ Si la respuesta es no, deberías buscar ayuda en un profesional.
En segundo lugar, has de saber que los límites y normas que pongas a tu hijo deben ser sanos. Y es aquí donde la cosa se complica: debemos hacerlo de manera firme, pero empática. Cuidando mucho no pasarnos con ellos, o no llegar.

¿Qué pasa si los límites son demasiado permisivos?

Como decíamos al principio, la crianza consciente ha hecho que los padres tengan miedo a poner castigos, imponer prohibiciones o demostrar demasiada autoridad a sus hijos. No desean tener la educación autoritaria que, desgraciadamente, era tan típica hace unos años. En un intento de conseguirlo se vuelven tolerantes, amistosos con sus hijos y más liberales. El exceso podría provocar criar niños tiranos y egoístas.
Si dejas que tu hijo actúe a su libre albedrío y no intentas llevarle por un buen camino, se convertirá en un dictador. Por eso, el ‘No’ es necesario, pero siempre desde una perspectiva sana.
Así como los toques de atención, pero siempre intentando adaptar la ‘regañina’ a su nivel de lenguaje y esforzándose porque entienda lo que le estamos diciendo. Además, hemos de poner normas de convivencia en casa y pactar las consecuencias de no cumplirlas. Esas han de ser coherentes y deberemos cumplirlas siempre porque, de lo contrario, perderemos credibilidad y autoridad.

¿Qué pasa si los límites son demasiado rígidos?

En el extremo opuesto encontramos a la educación autoritaria. Por desgracia, bastante común hace algunas generaciones. En este tipo de educación los límites y normas que se ponen en casa son demasiado rígidos y no dejamos lugar a que el niño desarrolle su propia autonomía (necesaria para su etapa adulta).
Además, los niños que asisten a una infancia con límites demasiado marcados y una figura muy fuerte de autoridad, se acaban convirtiendo en adultos inseguros y sin autoestima que necesitan del consentimiento paterno, materno o, incluso, de la pareja, para hacer cualquier cosa.

¿Cómo poner límites sanos?

Si quieres saber si estás poniendo límites sanos a tu hijo te invitamos a que hagas este test. Además, en este artículo te mostramos a partir de qué edad hay que empezar a poner límites y cómo has de hacerlo para que sean sanos.

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking