Ser Padres

Una mujer recibe una paliza por defender a su hijo autista en un conocido parque de atracciones

A veces la realidad supera la ficción: por increíble que parezca una madre recibió una paliza por defender a su hijo con autismo. La situación no pudo ser más vergonzosa e inverosímil.

Jimy es un niño de 11 años que padece el trastorno del espectro autista. El pasado dos de mayo, Mayte, la madre de Jimy, decidió pasar el día en el Parque Warner de Madrid junto a su hijo, otros niños y sus mamás. La jornada, que podía haber sido un día agradable y divertido, se truncó al toparse con un hombre de entre 30-40 años que comenzó por insultar al niño para acabar agrediendo a la madre. Esta agresión y el testimonio de Mayte han sido recogidos por una entrevista en El País.

Una fila para personas con discapacidad

En este madrileño parque de atracciones, las personas con discapacidad tienen prioridad en el acceso a las atracciones y se les entrega una pulsera identificativa para que puedan acceder a ellas mediante colas rápidas y no tengan que hacer esperas excesivas.
El pequeño quiso acceder a una de las atracciones y, como cada persona con pulsera azul puede llevar hasta tres acompañantes, las dos mamás de los otros niños decidieron subir con Jimy. Al tratar de hacerlo un hombre de unos 40 años les increpó y les acusó de estar saltándose la fila, ante lo que le explicaron que disponían de un pase prioritario. Ante la sorpresa de todos, el hombre reaccionó insultando a Jimy: “¿Un mongolito?”, atacó y los amigos que le acompañaban rieron el comentario de su amigo mofándose del niño. La cosa pudo quedar ahí, pero no.
Jimy quedó impactado por la situación y cuando bajó de la atracción seguía obsesionado y asustado por “el hombre malo”, con tan mala suerte de que volvieron a encontrarse con él y el pequeño, presa del miedo, empezó a gritar. La madre de Jimy trató de mediar y le recriminó los insultos hacia el pequeño y el hombre le preguntó si era “la madre del mongol”,  acto seguido comenzó a agredir a la mujer de manera salvaje, que terminó perdiendo el conocimiento tras golpearse la cabeza contra el suelo.
La mujer tuvo que ser atendida en el hospital, ha denunciado los hechos y el caso será juzgado por lo penal como delito grave. Mayte ha querido compartir esta historia para concienciar y dar visibilidad al problema que tienen numerosas familias de personas con TEA.
Desgraciadamente, no es la primera vez que conocemos un caso así. La incomprensión y nula empatía dejando paso a la falta de escrúpulos y la brutalidad.
Tal y como cuentan desde ProTGD Autismo (entidad de iniciativa social sin ánimo de lucro, que tiene como propósito garantizar el bienestar de las personas con Trastornos del Espectro Autista-Trastornos Generalizados del Desarrollo y sus familias) en la citada entrevista a El País, la situación es más frecuente de lo que parece: “Cada día recibimos llamadas o correos de personas contándonos situaciones diversas. Ya no es que la gente mire raro o con pena, es que muchos miran con desprecio. Y eso que es una discapacidad que es más común de lo que creemos”.

TEA

Desde Ser Padres hemos hablado muchas veces sobre el TEA y recomendamos echar un vistazo a nuestros artículos “¿Sabrías cómo interactuar con niños dentro del espectro Autista?" y "¿Cómo pueden los niños y niñas interactuar con un compañero con TEA?".

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

tracking